Se espera una apertura moderadamente bajista en Europa. Factores a destacar.


Tras la resaca de ayer, hoy está la situación más dudosa. Ayer las bolsas celebraron que Putin se ha quedado con Crimea y al final la penitencia puesta por las otras potencias ha sido que rezara dos ave marías y poco más.

Que es triste que las bolsas celebren que este señor invada países a su antojo, pues sinceramente sí, y además siembra un precedente muy peligroso, pero las bolsas no están ahí para celebrar las cosas justas, sino la calma y el que no haya líos, y de ahí la reacción de ayer, acelerada por los típicos cierres de cortos.

Pero claro está, hoy ya con más calma, la situación geopolítica de la zona sigue siendo muy compleja, porque hay que estar muy despistado, para darse cuenta que Putin, envalentonado por la falta de reacciones serias, va ahora a por el Este de Ucrania, y esto son ya palabras mayores, además de que intentará a toda costa volver a colocar al presidente anterior que era una especie de cuervo Rockefeller de José Luis Moreno.

No solo las bolsas están pendientes de las aventuras militares rusas en Ucrania, también siguje preocupando China. De nuevo rumores de más quiebras de compañías, un tema que ya saben es muy delicado allí.

El Nikkei ha cerrado subiendo 0.94% y China 0,1%.

En todo lo que pasó ayer nos sigue pareciendo vital, un hecho que parece estar olvidándose y que es el rebote técnico del futuro del mini S&P 500 en la media de 50, que fue otro de los factores a nuestro entender clave, y favorecedor de la subida que vimos ayer.