Se espera apertura moderadamente bajista por el momento en Europa.

Las bolsas siguen sesteando sin hacer caso a nada que no sea el gráfico del futuro del mini S&P 500 y su lucha contra los niveles de resistencia acompañado por cierto cada vez por menos valores.

Ayer volvió a hacer lo mismo de todos los últimos días, ataca a primera hora la zona de máximos, y en la última hora le aparece el papelón, y cierra por debajo de máximos aunque no por demasiado.

No merece darle muchas vueltas a los datos macro ni a los resultados corporativos, porque ahora mismo no hace caso de nada.

La noche en Asia ha sido más o menos tranquila.

Los que si están claramente alcistas son los bonos, desde que se supo ayer que tropas rusas están haciendo una exhibición de fuerza en la frontera con Crimea, dentro de Ucrania, pero con una población mayoritariamente pro rusa, y además con una base naval rusa clave en la zona.

La OTAN ya ha respondido a Rusia que cuidado con sus pretensiones territoriales. Ya cuando Ucrania se independizó de la URSS hubo sus más y sus menos con Crimea.

Todo esto si tensa a los bonos, pero las bolsas parecen al margen por el momento, aunque no deja de ser un asunto a vigilar.