Se espera una apertura muy dudosa y plana en Europa, con ausencia de catalizadores claros, y todo el mundo con la vista puesta en ver si el S&P 500 que está jugando al gato y al ratón con la resistencia de los máximos históricos rompe o no rompe.

Ayer volvió a atacar, volviendo a hacer caso omiso de los malos datos macro, con la excusa de la nieve, pero una vez más hacia el cierre papelón y de nuevo por debajo de la resistencia.

Ahora mismo en el nocturno está pasando por encima pero nadie termina de fiarse, y se espera a ver si se rompe o no.

Este es el factor clave del día.

La noche en Asia no ha sido muy clara, tenemos al Nikkei von bajadas moderadas y a la bolsa de China con subidas moderadas, mientras todo el mundo está pendiente de como el banco central de China está forzando a la baja a su moneda, en unas extrañas maniobras monetarias.

Hoyh se ha dado el dato de GFK de confianza del consumidor de Alemania que ha quedado al mejor nivel en siete años, muy importante que la primera potencia siga tirando con fuerza.