Se espera un desplome brutal en la apertura europea.

Finalmente ganó el Brexit británico. Esto ha causado un desplome brutal de las bolsas, del euro, de la libra, y subidas impresionantes del yen que se supone que es valor refugio y de todos los bonos.

El problema es que el mercado descontaba todo lo contrario y le ha pillado por sorpresa por completo. Y esto ha amplificado el problema.

Habrá un antes y un después del Brexit británico para el proyecto europeo. Y desgraciadamente se ha decidido que nos compliquemos la vida.

Ante una caída así, a continuación el mercado puede hacer cualquier cosa, puede haber rebotes del 5 y del 6% tranquilamente, la volatilidad va a ser muy dura. Pero no hay que perder el norte. La decisión británica es una bomba de relojería macro, y esto pasará factura en los mercados europeos a corto plazo. En suma, los rebotes a partir de ahora deben ser usados para no meterse en líos y salir de enganchadas. Porque esto no es una caída puntual por la historia de turno, que luego se olvida. Traerá muchas consecuencias en el medio plazo.

Sean prudentes porque el mercado va a estar muy peligroso durante una buena temporada.

Les ahorro la actualidad corporativa y los datos, porque con esto del Brexit, no van a mover nada de mercado. Vamos a obsesionarnos con el Brexit como idea única, si es que no lo estábamos ya.

Desde el punto de vista técnico, ojo al futuro del mini S&P 500 que esta mañana ya ha tocado el nivel psicológico de los 2.000 rebotando bastante tras el primer toque como suele ser habitual en estos casos.

Es muy importante vigilarlo, mientras aguante nos puede frenar un poco, si cayera aceleraría las caídas en Europa.