Se espera una apertura plana en Europa tras las nuevas subidas de ayer pero en donde nos estamos quedando sin gasolina que pueda compensar el ver al DAX parado demasiado tiempo en los 10.000 puntos.
Wall Street cerró al alza muy ligeramente y el mejor del día fue el Nasdaq, aunque el de los récords, el SP 500, consiguió uno nuevo.
 
Ante la ausencia de datos macro de calado, los numerosos titulares acerca de fusiones y adquisiciones fueron el acicate para conseguir nuevas alturas, un fenómeno que ya se da de vez en cuando en los días que no hay datos macro.
 
Protagonistas fueron el sector de cuidados de la salud pero para mal, porque las marcas grandes son las que compraron y otras pequeñas las compradas, pero como son los grandes los de más ponderación,  el SPDR acabó en -0,52%. Los peores fueron las utilities con -0,67%.
 
El mejor del día fue el SPDR de industriales con +0,51% gracias en parte a la buena noticia que llegó desde China en forma de rebaja del ratio de requerimiento de reservas en algunos bancos, lo que saca dinero hacia préstamos y eso animó al súper sector de recursos básicos en Europa.
 
El Nasdaq fue el mejor índice y con razón, porque Apple subió +1,6% a 93,7$ en su primer día de cotización tras el 7 a 1.
Hay que recordar que estamos en la semana posterior al dato de empleo de EEUU y de datos macro suele ser floja. Hoy el más destacado es el de inventarios mayoristas.
 
Algo que dio mucho que hablar fue el hecho de ver que la deuda a 10 años en España puso su rentabilidad por debajo de la de EEUU y lo más comentado es que esto se podría tomar como que España está mejor que EEUU, pero hay una diferencia de ráting muy importante entre ambas, motivo principal que encuentran muchos para seguir tirando piedras en nuestro tejado.
 
Ayer el Presidente de la Reserva Federal de Boston hizo unas declaraciones en donde dibujó un posible plan de salida más cauteloso que se basa principalmente en seguir reinvirtiendo los cupones de la cartera de deuda que tiene en activos respaldados por hipotecas en vez de cancelarlo todo, como se tiene pensado. Además, considera que hay que tener en cuenta la controlada reacción del mercado a la reducción del QE. Pone el acento en ese evento sin precedentes que tendrá lugar cuando en gran parte del planeta se salga de los tipos bajos, y eso es un reto para la comunicación de la FED con los inversores. Este año Rosengren (Boston) no vota en el comité de la FED.
 
Desde China llegan más buenas noticias, ya que tras meses de sequía, vuelven las salidas al mercado con 10 nuevas empresas a cotizar. Esto es un arma de doble filo. Por un lado, cuando la economía va bien, se ve como una búsqueda de financiación para crecimiento, pero cuando va mal y la financiación escasea, se puede ver como una búsqueda intensa de la financiación que no se puede obtener por canales más estándar.
 
En Europa, donde todos estamos contentos con las medidas del BCE, hoy Weidmann dice que el organismo está entrando en terreno desconocido con las últimas medidas. La bajada de tipos considera que fue la respuesta a una perspectiva de inflación no satisfactoria y el hecho de usar medidas no convencionales es debido a que se han dado cuenta de que ya no queda margen para bajar más los tipos y que quieren que la política monetaria llegue a la economía real. Dice que la situación es distinta que la de hace dos o tres años y que las perspectivas de inflación están por debajo de la definición que tienen ellos de estabilidad de precios. Por si a alguien le sorprende ver a Weidmann en la misma onda que el BCE, recordar que las medidas se tomaron por unanimidad en el consejo del BCE.
 
Precisamente, en la apertura, el EONIA baja a +0,053%, la tasa más baja nunca vista y, de momento, los bonos españoles siguen teniendo la rentabilidad por debajo de la de EEUU, con +2,57% a 2,59%.
 
Muchos ojos están mirando la sobrecompra en Europa, ya que el futuro del Ibex, EX50 y CAC 40, entre otros, están ya en terreno de sobrecompra., lo que pone algo más de resistencia a las subidas en el caso de que no tengamos titulares o datos macro. El futuro del DAX sigue sin pasar de los 10.000 y eso es peligroso porque un retroceso nos puede sacar de la sobrecompra en algunos índices y eso generar una recogida de beneficios.