Se espera una apertura confusa, ya que Wall Street tuvo un día muy duro por la amenaza de inestabilidad en Irak que está disparando al crudo y eso es un problema para la recuperación de la economía en todo el planeta.  Por otro lado, el BoE avisa de que la primera subida de tipos podría venir más pronto de lo esperado, por lo que no va a ser fácil encontrar apoyos alcistas, como mucho, las ventas minoristas de China mejores de lo esperado.


Muy mal día en Wall Street y en los mercados en general como continuación del movimiento iniciado el día anterior.
Recordemos cómo ha sido el histórico de acontecimientos:
 
Primero apareció la rebaja de previsiones de Lufthansa que dañó muchísimo a todas las aerolíneas. Después, la cancelación de un pedido de 70 aviones Airbus por parte de Emirates que se pensó que beneficiaría a Boeing porque era el modelo equivalente, ¡pero qué va! Se tomó por el lado contrario y se pensó que la rebaja de previsiones puede provocar recorte de las opciones de compra de aviones.
 
Ayer el castigo a las aerolíneas tuvo continuidad por un repunte fuerte de los precios del crudo con un descenso del -5% hasta llegar a la anterior resistencia de los 185 puntos y eliminar todo lo ganado desde mediados del mes pasado.
 
Con respecto al crudo, superamos los máximos anuales y nos fuimos a los 106,86$ nada menos, entrando en sobrecompra.
 
Lo que pasó fue que la tensión en Irak vuelve otra vez a niveles insostenibles con recrudecimiento de la violencia entre facciones y etnias. Ahora hay una “sucursal” de Al Qaeda que es más violenta y ha conquistado varias ciudades del norte, llegando a pocos kilómetros de Bagdad y poner en peligro refinerías importantes y ciudades petrolíferas.
La situación es tan grave que incluso la OTAN ha tenido que hacer declaraciones públicas y su secretario general dice que de momento no ve papel para la organización en el país, pero que mira la situación desde cerca. El Embajador de Irak ha pedido ayuda militar y drones que será hecha pública en el Consejo de Seguridad de la ONU. Para rematar la situación, Obama dice que no descarta nada, incluso una intervención militar, lo que al final sí puso nervioso al mercado.
 
Recordemos que cuando se lucha contra la deflación, lo peor que puede pasar es que los costes aumenten. Cierto es que una subida del precio del crudo genera inflación, pero de la mala, porque eso retraerá más todavía la demanda, lo que sube el IPC de forma general, pero baja la subyacente, lo que puede dañar la recuperación. Por eso Obama busca reaccionar rápido.
 
Para más inri, los datos macro ayer no gustaron demasiado, sobre todo el de ventas minoristas que quedó con una subida justo la mitad de lo esperado y sin transportes, de milagro que sube algo.
 
Desde China tenemos que las ventas minoristas en mayo suben +12,5% interanual, más de lo esperado, la producción industrial +8,8% interanual, justo lo esperado, y la inversión en activos fijos sube +17,2%, ligeramente mejor de lo esperado. Estos datos son el punto alcista del día.
 
Otro punto positivo es la subida en el fuera de horas de Intel al subir la perspectiva de ventas en la parte de PCs de negocios.
 
Pasando a Europa, mucho ojo con lo que se dijo ayer desde el Banco de Inglaterra, que la primera subida de tipos podría aparecer antes de lo que el mercado espera. Esto hace que la curva de precios de la Libra en el interbancario a un día esté descontando una subida de tipos en 5 meses cuando ayer estaba a 8. Es más, si el FMI ha reconocido que ha subestimado la recuperación de la economía de UK, es de suponer que una escalada del crudo que se mantenga en el medio plazo, puede acelerar los planes de subidas de tipos. Esto está dando alas a la Libra en todos los cruces. Sin embargo, el EONIA a un día marca nivel de 0,043%, cota nunca vista y signo claro de la diferencia de ciclos entre bancos centrales.
 
Siguiendo por este camino, el IPC de Alemania final de mayo queda en -0,1% y +0,9% en la interanual , justo lo esperado.