Se espera una apertura confusa muy pendiente de la evolución del dólar pues su fortaleza daña a Wall Street pero su debilidad le favorece. Cada indicio de nuevas subidas en el billete verde aumentan el poder de las resistencias.
Nos quedan tres sesiones para terminar esta semana que es estacionalmente débil tras el vencimiento trimestral de derivados.

A la debilidad subyacente, hay que sumar otro factor realmente importante y que ese movimiento de las divisas que ha movido al mercado en los últimos tiempos.

Recordemos que el programa cuantitativo y la expectativa de subidas de tipos en EEUU ha generado un movimiento se debilidad en el euro que ha llevado mucho dinero a apostar por las exportadoras que a su vez ha subido a los índices como por ejemplo el alemán.

Sin embargo, todo cambió la semana pasada con la última reunión de la Reserva Federal en donde se vio claramente que no había prisa para subir los tipos de interés, por lo que el dólar ha perdido fortaleza, ganándola del euro y estabilizando algo la situación.

El problema sigue estando en el mundo de las divisas, ya que poco a poco estamos viendo los resultados empresariales y en comentarios de las propias compañías acerca del daño que supone un dólar fuerte.

En estos momentos el par euro dólar está lejos de los mínimos del mes pero ayer se giró a la baja dejando una figura bajista y eso puso muy nervioso a Wall Street, potenciando todavía más las resistencias como los 11.100 puntos del NYSE o los 5000 del Nasdaq, ya que ayer se cerró por debajo en este último. Ahora el euro-Dólar está subiendo y todo movimiento alcista perjudica a Europa pero beneficia a EEUU, así que la volatilidad de la situación es alta.

Hoy tenemos dos puntos interesantes en la sesión. El primero de ellos es un dato de pedidos de bienes duraderos que ha quedado malísimo ya que se esperaba subida ya caído más del 1%, algo negativo para el medio plazo en la economía.

El segundo evento importante es la fusión entre Kraft Foods y Heinz.

Heinz, famosa por sus salsas y Ketchup, parece que estaba predestinado en algún momento u otro a unirse a aquello que le da sentido, alguna marca que ofrezca alimentos que suelen completarse con sus productos.

Lo que más a mano le viene uno a la cabeza son las hamburgueserías más internacionales de EEUU, pero la situación se enturbió cuando rompió con McDonald’s y muchos achacan a estar rotura uno de los grandes problemas que tiene la norteamericana del BigMac para poder seguir adelante.

Pues bien, no han sido hamburgesas sino salchichas, y la marca Kraft Foods se ha llevado el gato al agua tras las conversaciones que se destaparon en la prensa ayer.

La conjunción de ambas empresas creará el quinto mayor grupo alimenticio del mundo y Warren Buffett vuelve a ganar, ya que tiene una participación en la del Ketchup.

Han lanzado un comunicado al mercado y la empresa conjunta ofrecerá unos ingresos cercanos a los 28.000 millones de dólares en donde los accionistas de Heinz salen ganando porque de la nueva empresa tendrán el 51%.

Para endulzar la situación a los accionistas de Kraft, ellos tendrán el 49% de la nueva firma pero contarán con un dividendo especial en el efectivo de 16,5 dólares.

El disparo más grande en se lo está llevando Kraft porque sube más del 30% en el fuera de horas, pues Heinz no cotiza en bolsa desde hace dos años.

krft

En último lugar, las reservas de crudo semanales pueden seguir dañando al precio del crudo si mantienen su crecimiento, por lo que el SPDR de energía puede tener movimiento.