Se espera una apertura confusa en Wall Street tras las fuertes subidas de ayer y, al igual que Europa, esperando acontecimientos, en forma de datos macro o de cualquier resolución en un sentido u otro de la crisis de Crimea.
Nos adentramos en la sesión norteamericana en donde poco a poco los inversores van cambiando el foco de atención de las tensiones en Ucrania a los datos macro de Estados Unidos que tenemos hoy y los que están por venir.

 
La situación en Ucrania no ha ido a más y de los movimientos militares, se ha pasado a las declaraciones verbales en el ámbito diplomático. Como hemos recuperado prácticamente todo lo perdido desde el lunes en Europa, es difícil ver nuevas muestras de tranquilidad porque si el crudo y los metales aumentaran los descensos, eliminarían todo tipo de tensiones, y algo hay que dejar porque el foco sigue activo. De momento, todos los metales están subiendo de  precio y el crudo en el intradía tiene un ligero descenso, esperando las reservas semanales de EEUU de esta tarde.
 
En Europa la sesión se está tomando con tranquilidad y cierta relajación muy cerca de los máximos de ayer y con algunos índices en negativo menos en la periferia, que sigue teniendo subidas contundentes comparado con el comportamiento del resto. Esta mejora está fundamentada en un nuevo buen comportamiento de la deuda en el mercado secundario que baja tipos en la periferia y además hemos tenido unos PMI finales de servicios muy buenos en países como España o Italia, con una nueva decepción de Francia. Los datos de la zona euro no nos han hecho daño porque las ventas minoristas suben más de lo esperado y el crecimiento del último trimestre también se mantiene en lo esperado.
 
Con respecto a Estados Unidos, hoy hemos tenido el indicador de la consultora privada ADP sobre empleo que queda con un crecimiento por debajo de lo esperado y que no es un buen resultado de cara al dato general que conoceremos el viernes porque sigue mostrando una contratación no fuerte y necesitamos recuperar el ímpetu que teníamos antes del invierno.
 
El PMI de servicios final de febrero y el compuesto son más bajos que el de enero, por lo que fallan a la hora de dar soporte a la idea de una recuperación tras el invierno y encima los subíndices de empleo bajan también a zonas peligrosas.
 
Esto no queda aquí, ya que las cuatro de la tarde, hora española, tendremos el ISM de servicios en donde se buscará una mejora parecida a lo que ya se dio en el de manufacturas y en el PMI.
 
Hablando del dato de empleo del viernes, no debemos perder de vista el movimiento de la comunidad internacional sobre Rusia, ya que Estados Unidos avisó de que está preparando sanciones para el país que verían la luz en cuestión de días y no de semanas, por lo que tendríamos problemas serios de volatilidad si el día del empleo aparecen las sanciones y Rusia toma represalias, tal como dijo en la rueda de prensa Vladimir Putin utilizando la frase “el daño sería mutuo”.
 
En valores concretos tenemos que Honeywell tiene ligero apoyo del mercado tras decir que se ha puesto el objetivo de aumentar las ventas en 50,000 millones de dólares hasta 2018 y para ello se ha puesto una cartera de 10,000 millones para compras.
 
Hoy los resultados empresariales no son un factor porque no hay disponibles ninguno de alta relevancia.
En el aspecto técnico, se puede ver que el Dow Jones está lejos de máximos, está parado en la resistencia de una muestra de interés vendedor y el apoyo del SP 500 para crear un nuevo máximo histórico ha venido del SPDR financiero que por fin ha conseguido superar el máximo del mes pasado y acercarse a máximos anuales.
 
XLF
DJ