Se espera otra apertura con problemas en Europa tras mal cierre en Wall Street, más subidas del Euro, más subidas de tipos en la deuda y todo dentro del nerviosismo por el dato de empleo de EEUU de mañana.
Estamos en uno de los momentos de mercado más apasionantes de los últimos tiempos y que recuerda mucho al principio de la crisis subprime, pero no por lo negativo, sino por la cantidad de factores a tener en cuenta que explican la situación y otros que nos despistan del cuadro principal.
 
Las cartas que tenemos encima de la mesa son: subirá del euro, bajada del dólar, bajada de los mercados, subida de rentabilidades y Grecia.
 
Por un momento, olvídense de Grecia.
 
Recuerden que en la última reunión del BCE se habló demasiado de la inflación, de la dependencia del precio del crudo, de la progresiva fortaleza de la recuperación y de que llegaríamos al 2% de inflación pero quedarnos ligeramente por debajo de ese objetivo. Todo esto es positivo para el euro.
 
También recuerden la mejora de las perspectivas económicas de la Comisión Europea, de los buenos datos macro de Europa que todo es también bueno para el Euro.
 
Ahora tengan en mente que la subida del dólar por los buenos datos macro de EEUU ha llegado a su fin, que el PIB del Q1 puede ser negativo en el país por el déficit comercial y los malos datos en general, que es malo para el dólar, que provoca más fortaleza del Euro en el EURUSD.
 
Pues bien, todo lo anterior explica la subida del euro porque se ve recuperación a la vista y encima la debilidad del dólar apoya al crudo que también se ve favorecido por unas reservas semanales de crudo que en vez de subir, bajan. Con un precio del crudo más alto, más inflación.
 
Con mejor economía y crudo más alto, más perspectivas de inflación…. Y eso provoca subida de rentabilidades.

Además, si sube la inflación más de lo esperado y tenemos recuperación, puede que el QE dure menos tiempo, así que la mano compradora de deuda en el secundario puede desaparecer antes de tiempo, por lo que es normal que el mercado se ponga a descontar esas cosas. El movimiento de las curvas de tipos ha sido de pronunciamiento, que es lo que aparece cuando hay mejoras en la economía.
 
El mercado se ve tocado por la perspectiva de un euro más alto porque la capa de apoyo en lo resultados de una divisa más baja se está esfumando. También la subida de tipos hace que haya menos perspectivas de crédito barato, lo que entre todo daña las valoraciones de las empresas.
 
Hay otro factor dañino para el riesgo que es lo que significa para las bolsas el peligro para el QE y la subida de tipos, pues recordemos que muchos ahorradores y aseguradoras han tenido que asumir riesgos para sacar algo de partido a sus ahorros, así que si los tipos en la deuda mejoran, hay dinero que va a salir de la bolsa para meterse en deuda.

En EEUU también tenemos subidas de tipos pero aquí no es por mejores perspectivas económicas, sino por la subida del precio del crudo que reduce la baja inflación. También ha dañado la emisión de 8.000 millones de Apple de deuda de largo plazo que compite directamente con la pública en el país a 30 años, así que el secundario reacciona en consecuencia. También tenemos el efecto del miedo a que las mayores rentabilidades empiecen a sacar dinero del riesgo para buscar más seguridad. Recuerden las correcciones del mercado de EEUU hace años cuando se tocaba a 10 años el 5%.
 
Como ven, todo lo anterior, tiene sentido.
 
Pero ahora tenemos a Grecia, que es lo que lo descoloca todo y despista.
 
Cuando tuvimos los peores momentos de la crisis de Grecia, con el enfado con Varoufakis que provocó que se le relegara a un segundo plano, la deuda a 10 años estaba rondando el 13% por esas fechas. Ahora está en el 10,96%, así que este factor está ahí, pero no es el principal motivo de lo que está pasando.
 
España e Italia suben a 10 años al 1,89% y 1,91% respectivamente, pero sólo hay que ver las mejoras de perspectivas de la Comisión Europea que no son compatibles con tener unos tipos por debajo del 1%. Lo cerrado del spread entre ambas suele aparecer cuando nos acercamos a situaciones políticas complicadas en nuestro país.
 
Wall Street acabó cerrando otra vez en negativo, por debajo de los niveles importantes como los 11.100 del NYSE o los 5.000 del Nasdaq.
 
Tuvimos un rebote importante cuando aparecieron las reservas semanales de crudo que bajaron en vez de subir, lo que hizo que el SPDR de energía se pusiese a tirar de Wall Street +0,6%, pero al final quedó en -0,39%, así que el factor de apoyo desapareció.  Tras un nuevo máximo en los precios del crudo, se dio la vuelta, ahora está bajando.
 
Recordemos que el saldo de las instituciones al cierre de antes de ayer era neutral, así que todo sigue el guion de la espera al dato de empleo de abril que conoceremos el viernes, que será sumamente importante para ver si la FED sube o se olvida en el corto plazo de la subida de tipos, lo que volverá a marear al EURUSD y a los mercados en general.
Por si fuera poco, ayer Yellen dijo que las valoraciones en los mercados son generalmente altas, así que fue como un aviso de que nos estábamos pasando y eso también ayudó a las ventas.
 
La cuestión con Grecia sigue presentando tiras y aflojas, pues hoy se sabe que de madrugada han aprobado la ley que abre la puerta a readmitir a 15.000 funcionarios, algo que no va a gustar a los acreedores porque son más gastos sin ingresos y sin liquidez, así que parece que estos puede neutralizar las palabras de alivio de ayer tras decir que se ve base para que la reunión del lunes sirva para llegar a un acuerdo.
 
Por otro lado, tenemos a Reino Unido, que está en elecciones y esto puede dar volatilidad a la Libra con titulares sobre encuestas, etc. Y, por supuesto, también a los mercados.
 
Hoy tenemos subasta de largo plazo en España, así que veremos si la subida de tipos en el secundario se ve en el primario.