…compro treasuries.

 

Sin duda, es lo que han pensado muchos inversores.

Claro que también compran bolsa….

 

 

Pero, ¿de qué inversores hablamos?.

Voy a recurrir a dos artículos que he leído hoy.

Por un lado, un artículo nos alerta de que el Fondo de Pensiones japonés con más de 128.6 tr.JPY en su cartera podría reducir en un futuro del 60 % al 40 % su posición en deuda japonesa. Buscando posiciones más arriesgadas, pero mucho más rentables. Bolsa y, también, deuda internacional. Además, esto último sería beneficioso para propiciar un descenso del JPY. Todo perfecto.

 

Pero es el segundo artículo en cuestión el que más está dando que hablar. Se refiere a China, con cifras oficiales que muestran un descenso de treasuries en su cartera (1.27 tr. el último dato) cuando en el fondo simplemente podría tratarse de una diversificación en posiciones no tanto en instrumentos (treasuries) como en su gestión (a través de Europa).

 

De cualquier forma, lo cierto es que vuelve el dinero a los países emergentes. ¿Qué hacen los bancos centrales con estos fondos? Aprendida la lección de las tensiones sufridas hace un año, la estrategia más saludable podría ser acumularlo en USD para proveerse de armas con los que enfrentarse a otra nueva potencial tensión en el futuro. El que mejor lo anticipaba era ayer mismo el Gobernador del Banco de la India: los bancos centrales de países en desarrollo no tendrían por qué acumular elevadas reservas si hubiera una mayor coordinación internacional sobre la gestión de las políticas monetarias no convencionales. Sí, quizás tenga razón.

 

¿Qué nos queda al resto? Observar la incongruencia de los mercados. Sufrirla. Aunque algunos miembros de la Fed hablan de paradoja. Como en su momento fue Greenspan el que lo denominó Conundrum. Dicen que la historia se repite porque no se conoce. No parece ser el caso actual.

 

José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España