Los inversores que apuestan por el oro llevan dos ejercicios sin recibir ninguna alegría del metal precioso. En lo que va de año, apenas sube un 2%, aunque cae un 7% desde los máximos de principios del ejercicio. Los expertos de Citi consideran que podría continuar con esta tendencia lo que queda de 2015 y recuperarse en 2016.

 
En un reciente informe, los expertos del banco de inversión explican que “los eventos macroeconómicos siguen pasando factura al precio del oro, ya que la fortaleza del dólar obliga a los inversores a buscar rentabilidad en cualquier otro lado”.