La cuestión está centrada en el gráfico a semanas. Vaen que desde 2013, tenemos un RSI bajista en sus máximos que coincide con una especie de HCH con clavicular alcista.

El último tramo, la recuperación desde la media de 200 semanas, tiene un RSI que también recupera desde la sobreventa, pero tiene dificultades para superar su directriz bajista de largo plazo. Si el RSI sigue perdiendo terreno, podríamos ver más presión bajista en el precio que ponga dificultades para poder olvidarnos de la enorme figura bajista.