Pero antes, la lectura que han realizado las autoridades japonesas.

Para el Ministro de economía, la recuperación se mantiene a ritmo moderado. Y especialmente el consumo, que se convierte en uno de los motores del crecimiento.
Con todo, pide cautela al analizar los datos.

Para el portavoz del Gobierno, los datos muestran que se están recogiendo los frutos en la batalla frente a la deflación. Aunque también valora el dato de consumo privado como débil.

Y los datos...

La economía japonesa creció un 0.4 % trimestral en el Q1, por encima del 0.1 % previsto por el mercado.
El consumo privado mantuvo un crecimiento del 0.5 %, por encima del 0.2 % esperado.
Y la inversión a la baja más de lo previsto, con un descenso del 1.4 % (-0.8 % esperado).
La aportación positiva del sector exterior fue de dos décimas, el doble de lo esperado.
El deflactor del PIB al alza un 0.9 % anual.

Por de pronto, el dato del Q4 se revisa a la baja con un descenso ahora del 1.7 % frente al -1.1 % anunciado inicialmente.
El deflactor de la demanda doméstica cae medio punto trimestral, muy por encima de lo esperado (y de los datos recientes).
Al final, la fuerte caída de la demanda doméstica nominal del 1 % queda en parte amortiguada por la caída de los precios.

Nosotros seguimos viendo una elevada probabilidad de más medidas expansivas tanto desde un punto de vista fiscal como monetario. Pero en este último caso no lo vemos a muy corto plazo.


José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España