Justo lo contrario de lo que pide todo el mundo. Véase gráfico adjunto de Financial Times