Alcoa, la compañía grande que da el pistoletazo de salida a la temporada de resultados, presentó ayer tras el cierre unos beneficios al par, es decir, lo comido por lo servido, siendo la cifra mucho peor de lo esperado que eran 0,03 $ y bajando también mucho desde los 0,14 $ del año anterior. En términos ajustados, tenemos una bajada de 0,7 $ a 0,28 $.
 
Las ventas bajaron -15% hasta situarse en 4900 millones de dólares, teniendo dos factores que se han compensado un poco, el crecimiento orgánico y compras del +5,7% pero con un -21% que viene del constante descenso de los precios del aluminio. Si a eso le sumamos los problemas en el mercado de divisas, junto con otros factores, pues tenemos estas malas cifras que también son peores de lo esperado.
 
Pero es que las malas noticias no se acaban aquí, ya que ha recortado su perspectiva de este año para el mercado aeroespacial, área en la que entró a toda velocidad aprovechando la necesidad de este sector, junto con el de automoción, de reducir los pesos de sus productos para disminuir el consumo de carburante y así la firma de contaminación que dejan en su uso, para de esta manera poder hacer frente a posibles futuras regulaciones más estrictas. Dichas perspectivas bajan el crecimiento de este segmento al 6% desde el 8% anterior cuando la estimación anterior ponía la horquilla entre el 8% y el 9%. Recuerden que está en pleno proceso de separación de esas 2 áreas que tienen crecimiento, del resto de la compañía.



 
aa