Europa termina con bajadas moderadas menos el Ibex que termina peor que nadie en el día en que Bankia vendía su participación en Iberdrola por debajo del cierre del día anterior. La sesión se iniciaba bien, pero a cada remontada ha aparecido un papelón, que se ha visto secundado por nuevas ventas agresivas en Wall Street de los mismos valores de días anteriores. No ha servido de nada la lectura de actas de la FED de ayer, que indicaban poca presión para subir los tipos, ni el mejor dato de paro semanal desde 2007 en EEUU. Europa sigue totalmente dentro del lateral, y no hay más que decir, mientras no salga de ahí, y eso puede ir para largo, si no aparecen catalizadores, como fue el caso hace unos días con la posible QE europea.   Vean esta curiosa noticia sobre un árbitro de fútbol de Bolivia:
 
El presidente del Comité Unico Superior de Arbitros de la Federación Boliviana de Fútbol, Alfonso Seligman, ha informado de que el colegiado ha sido desautorizado a dirigir encuentros "por sesenta días", a causa de las "faltas técnicas" en que incurrió (…/…)
 
Tras concluir los 90 minutos reglamentarios del Blooming-Aurora, con el resultado de 2-1 para los locales, Antequera concedió inicialmente tres minutos adicionales, período que aprovecharon los visitantes para igualar la contienda en una jugada en el interior del área rival, que concluyó con la expulsión del defensa brasileño Anderson Oliveira y el correspondiente penalti.
 
Sin embargo, cuando se cumplió el tiempo agregado, en lugar de señalar el final, permitió que continuara el juego hasta el minuto 106, lo que fue aprovechado por los cruceños para anotar dos goles, el primero en una jugada dudosa. "Si dice tres minutos debería mantenerlos", señaló Seligman, quien opinó que Antequera, con su decisión de prolongar el desarrollo del partido, "daba a entender que él estaba esperando que el club Blooming metiera el tercer gol".
 
Pues ya ven… 16 minutos de descuento al final del partido… largo ese partido…
 
En la sesión de hoy el descuento ha sido la perdición, primero para arriba, papelón, recuperamos todo lo perdido, y entonces otro papelón impresionante nos manda en el descuento a mínimos del día.
 
Por supuesto, este papelón final que ya coincidía con Wall Street abierto, ha vuelto a estar protagonizado por las ventas en Nasdaq, Russell, biotecnológicas, cosas raras de internet , lo de siempre… y son demasiados papelones, y durante muchos días, da la sensación de que las manos fuertes desde luego no tienen ningunas de comprar, y en este plan no salimos del lateral hasta que las ranas críen pelo.
 
Y eso que EEUU ha tenido un excelente dato de paro semanal, al mejor nivel desde 2007, pero no ha servido de nada. Como tampoco ha servido la buena noticia de que Grecia volvía al mercado de renta fija con gran éxito, o las actas de la FED de ayer que dejaban claro, que la subida de tipos de interés no se verá a corto plazo.
 
Esta mañana curioso, porque el papelón europeo, ha sido causado por una sola venta muy agresiva de una mano fuerte, que ha vendido cerca de 20.000 contratos del futuro del Eurostoxx de golpe.
 
Vamos con la crónica al completo de la sesión.
 
Se esperaba apertura moderadamente alcista en Europa gracias al buen cierre de ayer en Wall Street.

Un cierre al alza con claridad, debido a dos cosas.

Por un lado el rebote en la media de 50 del S&P 500, que ha vuelto por enésima vez a actuar como soporte mayor. Pero el soporte se hizo de valer con claridad solo después de que se leyeran las actas de la FED que nostraban muchas dudas entre sus miembros a la hora de subir los tipos de interés. Esto sonó a música celestial en la renta variable, y de nuevo se vieron muchas compras en los valores que más habían sido castigados en los últimos días.

Limita las ganancias otro mal dato en China en este caso el de exportaciones, que baja 6,6% nada menos cuando se esperaba una subida de 4,8%. Seguimos acumulando malos datos de esta economía.

Por cierto que en China han subido con fuerza los brokers ante el rumor de una posible unión entre las bolsas de H. Kong y de Shanghai.

El Nikkei ha cerrado plano, no le está gustando la fortaleza del yen de los últimos días.

Con todo esto, aún no es suficiente para que Europa salga del lateral de los últimos días.

Mañana en Europa con cierto toque de infarto tras unas fuertes ventas que nos han alejado en muy poco tiempo de los máximos de la sesión y que nos recordaron a episodios pasados de esta crisis.

Parece ser que el disparador de todo este movimiento bajista fueron los malos datos de producción industrial tanto de Francia como de Italia. En el primero se esperaba un crecimiento de +0.3%, compensando el descenso del mes anterior de -0.3% y ha quedado en +0.1%. Con respecto a Italia, también queda peor de lo esperado y cierra en -0.5% cuando se esperaba una bajada de -0.2%.
 
La subasta española tampoco nos ha dejado titular positivo, ya que hay una muy ligera subida de tipos en la rentabilidad de las notas a 12 y de seis meses. Por contra, las letras a 12 meses italianas siguen experimentado una ligera bajada de tipos.
 
La única alegría con respecto a la inflación nos la da el IPC portugués, que sube +1.4% desde el -0.3% anterior.
 
Sin embargo, el euro, que es el que debería estar tocado por esa posibilidad de un programa cuantitativo en la zona euro, no da su brazo a torcer, ya que hoy tiene su cuarta sesión de subidas rebotando desde la muestra de interés comprador en los mínimos del mes que respeta la directriz alcista desde los mínimos del mes pasado. Está bastante influido por la lectura de las actas de la Reserva Federal ayer en donde hay dudas sobre los umbrales en la tasa de desempleo que han utilizado últimamente, por lo que cualquier duda que surja en la Reserva Federal, es una buena noticia para el mercado.
 
En el mercado secundario de deuda sí que es aplastantemente positivo para las economías, ya que hay una fuerte bajada general en todas partes cercana al 5% de media y que a España la deja en el 3.16%, exactamente lo mismo que Italia y en Alemania el descenso es al 1.52%.
 
El protagonista de las últimas sesiones ha sido Grecia que se ha colocado por debajo del 6% por primera vez desde hace un montón de años y hoy se han abierto los libros para la colocación de deuda a cinco años y ha sido alucinante la demanda que han tenido, ya que ha colocado 3000 millones de euros y han pedido ocho veces más.
 
Por otro lado, los titulares desde China han sido abundantes, desde una inyección de liquidez por primera vez en nueve semanas de cara a apaciguar las necesidades de dinero contante y sonante por parte de las empresas según se acerca la temporada de pago de impuestos, a la presentación de un programa piloto que en seis meses debería abrir más acciones a la inversión extranjera a través de una conexión entre las bolsas de Hong Kong y Shangai.
 
La parte negativa desde China la tenemos en los datos de comercio de que las exportaciones siguen cayendo pero más o menos a la mitad del ritmo del mes anterior, pero peor de lo esperado. Con respecto a las importaciones, peor todavía, ya que son peor de lo esperado al descender -11%.
 
La interpretación de los datos anteriores no está clara, ya que hay distorsiones en la facturación que han creado cifras bastante peores de la realidad si se limpian los datos, aunque la imagen de su economía no varía y sigue permitiendo tomarse estos datos como más presión para que el gobierno actúe.
 
Siguiendo el hilo anterior, el súper sector más alcista del día es el de bienes personales y del hogar, donde está englobado todo el producto de lujo, subiendo +0.66%. Le siguen de cerca las empresas de inversión inmobiliaria con +0.3%.
 
Por contra, las peores del día son automoción y recambios que cae -1.81% y es el sector que hay que manipular para poder tirar el índice alemán. Las Utilities están tocadas cayendo -1,07% por un descenso del 3% de Iberdrola tras la venta de la participación que tenía Bankia.
 
Recursos básicos también desciende -0.55% y no consigue quitarse los problemas de encima incluso teniendo subidas de casi el 1% tanto en el oro como en la Plata, porque el cobre sigue teniendo problemas y desciende -0.07%.

Sesión de idas y venidas la de hoy en Europa. Empezábamos claramente al alza. Motivos no faltaban. Si bien en China se habían tenido unos malos datos de exportaciones, con bajada del 6,6% cuando en realidad se espera una subida de 4,8%, pesaban más otros factores, como por ejemplo:
 
1-  El cierre fuerte al alza de Wall Street, muy favorecido por los comentarios que se veían en la lectura de actas de la última reunión de la FED. Muchas dudas entre sus miembros, sobre las futuras subidas de tipos. El mercado recibía el mensaje de que esta temida subida no estaba aún cercana. Esta noticia reafirmaba la fortaleza del soporte de la media de 50 días en el futuro del mini, como podemos ver en el gráfico adjunto. Es la línea naranja.
 
intra1
Ese nivel sigue siendo clave.
 
Por cierto, qué interesante la estadística de Bespoke que publica hoy sobre los días posteriores a la lectura de actas de la FED. Desde enero de 2013, ha habido 10 lecturas, y sólo dos bajadas el día después. Aunque no sé, si esta vez funcionará, porque en los 10 días de lectura se bajó en todos menos en 3. A ver si esta vez va a ir todo al revés…
 
 
2- 2-La vuelta de Grecia a los mercados. Parecía mentira pero ya está ahí otra vez, y esto se ve, y con razón, como algo muy positivo, en una emisión a cinco años parece que había peticiones como por ocho veces del total de papel disponible, casi nada. Todo esto sigue siendo muy bueno para el resto de la deuda periférica.
 
3- 3-Las esperanzas no perdidas del todo de que el BCE haga una QE. De momento hoy ha gustado que JP Morgan dijera en una nota que los tipos de interés no pueden subir en la eurozona hasta por lo menos mediados de 2018.
 
 
Pero cuando nos la prometíamos muy felices, ha llegado a media mañana una furiosa oleada de ventas. Visto y no visto, y todas las bolsas se han puesto a bajar duramente especialmente el Ibex, que ya llevaba el día torcido tras saberse que finalmente Bankia vendía su participación sobre Iberdrola, con precio netamente por debajo del que tenía ayer al cierre la eléctrica.
 
La explicación, es curiosa, y demuestra lo fácil que pueden mover mercado las manos fuertes. Vean este gráfico del Eurostoxx en 1 minuto.
 
 
intra2
Observen donde están los círculos. El futuro del Eurostoxx estaba más o menos tranquilo, negociando en los minutos de más volumen unos 1.800 contratos como mucho.
 
De repente, una sola mano fuerte, ha metido un paquete de casi 20.000 futuros de golpe. Esto ha hecho saltar todos los stops, y ya posteriormente ha venido una oleada de ventas que ha durado un buen rato de operadores que vendían sin saber lo que estaba pasando. Una sola venta ha causado todo este desaguisado.
 
Comentan que no les ha gustado ni el dato de producción industrial de Italia ni el de Francia, y que han decidido tomar beneficios. Posiblemente habían acertado el último tramo alcista del mercado. No debemos olvidar que el Eurostoxx sigue en lateral total, y que cuando se acerca a la zona de techos pasan estas cosas.
 
Otro papelón más para la colección que llevamos en los últimos tiempos.
 
Posteriormente, cuando se ha aclarado al cabo de bastante tiempo que solo se había tratado de esta orden de venta enorme aislada, se ha producido un rebote desde mínimos al ver que no se trataba de ninguna noticia grave.
 
De hecho se ha recuperado completamente toda la bajada anterior, como podemos ver en el gráfico siguiente ya actualizado a estas horas
 
intra3
En suma, una especie de flash crash, causado por las manos fuertes.
 
Esto que acaba de pasar, desde luego pone sobre el tapete el tema de los stops loss. Quien no se lo pusiera podría haberlo pasado muy mal en la caída que además ha durado bastante.
 
Dejado claro que no es negociable trabajar sin stop loss, nos surgirá el problema de cómo ponerlos. Esto es más difícil de lo que parece. Requiere mucho estudio de nuestra propia táctica. Demasiado cerca acabarán lastrando la operativa de manera notable, demasiado lejos perderemos demasiado. No es fácil, pero el doctor Steenberger da aquí una variante teórica al asunto que creo es de mucho interés. Lo traigo a colación por la violencia de los días en que nos movemos.

Los stop-loss en el trading: ¿los necesitamos al operar?

Henry Carsten ha escrito recientemente sobre distintas formas de gestionar el riesgo aparte de con los stops. He observado que los traders tienden a utilizar puntos de stop-loss que no sólo están basados únicamente en el precio, sino que además suelen estar en puntos relativamente obvios. Por ejemplo, alguien que esté corto pone un stop justo por encima de un máximo reciente o viceversa. Los stops justo por debajo o por encima de un rango lateral reciente también son habituales.

El problema con estos stops es que son objetivos naturales para los programas algorítmicos que explotan las asimetrías en las órdenes de compra y venta y en las tendencias. El trader que utiliza stops obvios sufre las rupturas falsas, saliendo de las operaciones justo antes de que se den la vuelta y se muevan en la dirección pretendida.
 
Una buena forma de valorar sus stops es hacer un seguimiento del mercado justo después de que le haya saltado el stop. ¿Le suele ahorrar dinero su stop? ¿Le protegen del riesgo o le privan de oportunidades? La mayoría de los traders nunca ha examinado en profundidad el verdadero valor de sus stops; simplemente asumen que los stops son necesarios (que lo son) y los coloca de forma intuitiva (y obvia).
 
A lo largo de los años, he descubierto que situar los stops más lejos de mis entradas, en puntos en los que mi idea de trading subyacente esté claramente equivocada contribuye a evitar que me salten cuando la idea es correcta. Estos stops de precio sirven para evitar una catástrofe. En mi operativa me han resultado más efectivos, en general, los stops basados en indicadores y en el tiempo transcurrido.
 
Un ejemplo de stop basado en un indicador sería un aumento repentino en el TICK de la NYSE hasta nuevos máximos o mínimos en contra de mi posición o un aumento en el volumen al alza o a la baja en contra de mi posición. Tan pronto como veo este aumento cierro la posición y vuelvo a evaluar la situación. La mayoría de las veces, ese aumento indica que la tendencia a corto plazo se ha movido en mi contra y que no es una buena idea luchar contra la misma.

Los stops basados en el tiempo surgen de mi observación de que mis mejores operaciones tienen una buena ejecución y suelen moverse a mi favor con relativa rapidez, con muy poco drawdown. Si tengo que esperar y esperar en la operación, las probabilidades de que se mueva a mi favor disminuyen: los factores que me hicieron realizar la operación no siguen estando en vigor. De forma parecida, si el mercado se mueve en mi contra nada más entrar, generalmente me resulta mejor cerrar la operación con una pequeña pérdida y volver a evaluar la situación.
 
Es importante tener puntos de stop-loss para las operaciones. Como he señalado con anterioridad, todo el mundo tiene un punto de stop-loss: o bien uno explícito, basado en el movimiento del mercado, o bien uno basado en el dolor. Este último puede eliminar los beneficios de varios días de buen trading.

Pero aunque es importante tener stops, no necesariamente todos los stops tienen que basarse en el precio. Debería cerrar una posición cuando vea que la idea subyacente es incorrecta, no simplemente cuando haya perdido una cierta cantidad de dinero.
 
Traducido del original: Stop-Loss Points in Trading: Do We Need Stops When We Trade?
 
Visto el artículo, un comentario personal de un servidor. Ya saben que sobre todo me dedico al muy corto plazo. En mi operativa a muy corto de mucho tiempo he observado lo mismo que el doctor, cuando pasa mucho tiempo desde la toma de la posición muy mal asunto. Eso quiere decir que la idea con la que entramos ha quedado desvirtuada, y hay que valorar la salida. Personalmente creo imprescindibles los stops de tiempo, al menos en el corto plazo. Mejor, si tarda mucho dejarlo, y esperar a algún indicio de que el mercado vuelve a irse con interés a donde pensábamos. Las mejores operaciones son siempre las que se ponen de cara rápido. Los alumnos que siguen trabajando conmigo a diario, saben muy bien, que esto para mí es sagrado, y a menudo oyen la cantinela por mi parte: cierro porque tarda mucho….
 
El saldo de las instituciones al cierre de ayer sigue siendo comprador y aumentado un poco más, por incremento de las compras y ligero descenso de las ventas

Grecia, la última oportunidad de subirse al carro:
La emisión de deuda de Grecia es la comidilla del mercado en estos momentos y hay una verdadera pelea entre los que piensan que es un riesgo y los que piensan que hay una oportunidad.
Por un lado están los que tienen mucho miedo la situación porque es un país que sigue teniendo un ratio de deuda por encima del 170% del Producto Interno Bruto, pero para otros es la última señal de una recuperación en la zona euro que poco a poco empieza a ganar tracción bajo la tutela del Banco Central Europeo y aquellas famosas palabras que dijo Draghi y que se han reforzado con la última reunión en donde hay unanimidad para actuar con un programa cuantitativo si la situación de la inflación no mejora en el tiempo establecido.
 
Muestras de que la situación sigue siendo delicada son por ejemplo los datos de producción industrial que hemos conocido hoy tanto de Francia como de Italia.
 
Sin embargo, todas las muestras de cautela no significan absolutamente nada cuando de lo que se trata es de subirse a un carro que muchos pueden haber perdido y a veces lo más fácil es detectar el comienzo de una tendencia pero lo más difícil es unirse a ella. Para esto, la fuerte bajada de las rentabilidades en toda la deuda de la zona euro ha supuesto el alejamiento de una zona en la que podría considerarse como dinero fácil y ahora el alto retorno es más esquivo que nunca, salvo precisamente en Grecia.
 
Rentabilidades por encima del 6% hace unos pocos días marcaban el punto donde todo el mundo estaba revoloteando buscando sacar tajada de esa situación, ya que Grecia es la última boya en intentar salir a la superficie.
El gobierno heleno tenía la intención de pedir prestado 2.500 millones de euros a cinco años con una rentabilidad del 5.25% pero cerca de 550 participantes han ofrecido nada menos que 20.000 y una rentabilidad del 4.95%.
 
Las cifras acerca de la situación económica de Grecia y los resultados sobre el papel de sus desinversiones, que no cubren la deuda, parece que no asustan a nadie cuando se trata de intentar arañar algunas décimas a la rentabilidad.
 
Esperemos de verdad que no sea un caso parecido a los muchos otros que hemos visto en este país con activos que prometían mucho y que simplemente eran humo, pero claro, detrás de estos activos no hay un BCE.
 
Los datos de China de hoy:

China hoy ha puesto el punto negativo con sus datos macro al igual que Francia e Italia.
El dato que no ha gustado a los mercados es el muy controvertido balanza comercial, que es muy dado a sobresaltos y variaciones bastante espectaculares.

Pues bien, hay un pequeño superávit en marzo de 7.700 millones de dólares, pasando de un déficit de 23,000 millones en febrero y mucho mejor de lo esperado que eran 1750 millones superávit.

Dentro del dato, nos encontramos que las exportaciones han caído -6.6% con respecto al año anterior, nueva caída tras un descenso del 18% en febrero, y peor de lo esperado que era un descenso de -4.2%.

Pasando a las importaciones, la cosa no va mejor, ya que se desploman -11.3%, nuevo fuerte descenso ya que el mes anterior cayó -10.1% y una decepción total cuando lo que se esperaba era un crecimiento de +2.8%.

Sin embargo, todas las cifras desde hace tiempo se están poniendo cuarentena, primero porque ahí tejemanejes de las exportadoras para evitar impuestos y además movimientos en la facturación que ha amontonado movimientos en meses que no se produjeron.
 
La subasta de España:

El Tesoro coloca 1.217 millones de euros en letras a 6 meses
 
Coloca 3.341 millones en letras a 12 meses.
 
Adjudica letras a 6 meses con marginal del 0,38%, las de 12 meses con marginal del 0,565%

En la subasta anteriormente comentada, tenemos ratio bid to cover de demanda sobre la oferta total de 3,9 veces en la de 6 meses, frente al 3,8 anterior y de 2 veces frente al 1,7 anterior en la de 12 meses.

Los datos de Europa de hoy:

Italia:

Producción industrial de Italia cae -0,5% peor de lo esperado que era un descenso de -0,2% y desde el +1,1% anterior.

En la interanual sube +0,4%, peor de lo esperado que era subida de +0,7%  desde el +1,2% anterior.
 
Francia:

Producción industrial de Francia de febrero sube sólo un mísero +0,1%, peor de lo esperado que era +0,3% desde el +0,3% anterior. Francia sigue poniendo nervioso a todos
Los datos de EEUU de hoy

- Precios de importación +0,6% se esperaba +0,2%, precios de  exportación +0,8% la mayor subida desde 2012. Precios de importación sin petróleo +0,6%, la mayor subida desde 2011. No debería mover mercado, o en todo caso debería perjudicar a los bonos.

- Peticiones de subsidio de paro  bajan de 332.000 a 300.000 el nivel más bajo desde mayo de 2012, y frente a las 320.000 esperadas.
 
Media de 4 semanas baja de 321.000 a 316.250.
 
Total de perceptores del subsidio baja de 2,838 millones a 2,776 millones y cuando se esperaba 2,85 millones. Es el mejor nivel desde ojo, el 19 de enero de 2008.
 
Dato realmente bueno que muestra una clara mejora del mercado laboral.
 
Debería ser bueno para bolsas y dólar y malo para bonos, salvo que empiecen con la cantinela de que a ver si un dato tan bueno va a acelerar la subida de tipos de interés.

El de Carter es uno de mis libros de cabecera sobre trading. "Dominar el trading" de John Carter. Un libro, escrito muy bien, con un tono de humor permanente que hace que las enseñanzas entren en la cabeza mejor, y del que siempre se pueden sacar muy buenas ideas para el trading práctico, y para la psicología del trader. Personalmente de este libro he sacado un par de ideas, que uso de forma permanente en mi operativa habitual a corto plazo. 
Pues bien, hoy les he preparado una larga cita del libro, sobre psicología del trading, realmente interesante en estos tiempos complicados de mercado. Aquí la tienen. Es muy realista y me reconozco en ella en algunas etapas de mi vida hace bastantes años:

Muchos traders creen que una vez que se vuelvan más prudentes, su operativa mejorará. Se equivocan.

Cuando los traders deciden que no quieren perder más dinero, sin darse cuenta se convierten en los campeones del mundo del trading en la modalidad «entrada tardía». Esperan y esperan y se aseguran por partida doble de que una operación tiene buen aspecto antes de iniciarla. En este escenario, los mercados comienzan a subir y para cuando el trader está absolutamente convencido de que la subida es real, entra justo en o cerca del máximo del movimiento. Nada más hacer esto, él o ella y el resto de traders que hicieron esto dan a los mercados el combustible que necesitan para comenzar a moverse a la baja. ¿Por qué? Porque de repente el mercado tiene un montón de stops debajo del precio actual y, como el viento con un incendio forestal, estos stops azuzarán el fuego de la bajada. Esta entrada segura, precavida, rápidamente se convierte en una pérdida. La diferencia esta vez es que los traders prudentes están vez respetan religiosamente sus stops.

El problema es que este comportamiento excesivamente cauto les ocasiona unos precios de entrada terribles y las probabilidades de que les salte el stop son extremadamente altas. Sí, las pérdidas pequeñas están bien, pero si prácticamente todas las operaciones resultan en una pequeña pérdida, la cuenta al final se irá desgastando.

La Fase II generalmente no dura demasiado. Los traders en esta fase generalmente no pierden mucho dinero, pero pierden el suficiente. Una vez que los traders se dan cuenta de que pueden respetar sus stops, pero que sus entradas se están resintiendo, alcanzan lo que los alcohólicos llaman un «momento de claridad». Si las entradas de los traders son malas, entonces es evidente que sus indicadores son malos. Así que se dedican a buscar otros mejores. Y así comienza la búsqueda del Santo Grial.

Fase III del trading: la búsqueda del santo grial – no se recomienda contener la respiración La búsqueda del indicador a prueba de fallos, que va a funcionar prácticamente cada vez, lleva al trader por un camino plagado de cadáveres, sueños rotos y chalados balbucientes. Muchos traders permanecen en esta búsqueda el resto de sus vidas. Lo irónico es que los individuos en esta fase creen que se están desarrollando como traders, cuando en realidad su desarrollo como traders está completamente parado, tan parados como el futuro de Monica Lewinsky en la Casa Blanca.

Los traders en la Fase III están atrapados en las arenas movedizas, atrincherados en un juego que no pueden ganar y que puede durar años, décadas o incluso más. El resultado final es un trader que pasa su tiempo repitiendo los mismos errores una y otra vez o descubriendo alegremente otros nuevos.

El ciclo que se produce es uno en el que siempre se está buscando la última novedad. Es la búsqueda de ese indicador tan especial que le va a dar a los traders la madre de todas las recompensas. En un escenario típico, esto supone lanzarse de cabeza en un par de programas o ideas de trading y ajustarlas sin fin hasta que revelen su poder mágico. Un escenario habitual es el de los traders que desarrollan un conjunto sencillo de reglas mecánicas, que se mantienen en secreto, por supuesto, que les ayudará a conseguir un beneficio considerable cada año prácticamente sin riesgo y utilizando tan sólo una pequeña cantidad de capital. Se entusiasman especialmente cuando ven que estos métodos, cuando se aplican cuidadosamente a los datos históricos seleccionados, funcionan increíblemente bien. Las operaciones que no funcionan se podrían haber «filtrado» fácilmente. Este tipo de trader normalmente se muere con un resumen de una página de lo bien que funciona el sistema y un tocho de 68 páginas que explica cuándo no se debe realizar la operación.

Otros traders que se atascan en la Fase III van a seminarios y aprenden sobre las tendencias y la importancia de nunca luchar contra la tendencia.

Descubren la magia de las medias móviles y de cómo se cruzan cuando la tendencia cambia. ¡Oh, qué poder! Cuando el mercado tiene tendencia, funcionan maravillosamente. Al final, no obstante, se desaniman cuando descubren que el 75% del tiempo los mercados se mueven lateralmente, mientras los profesionales hacen carne para hamburguesas con los buscadores del Santo Grial.

Esto puede llevar a los traders al mundo de las opciones y comienzan a considerar los spreads para controlar el riesgo y a vender prima de riesgo para generar unos ingresos mensuales. Esto funciona estupendamente cuando los mercados están en un periodo lateral, pero cuando los mercados comienzan a tomar tendencia de nuevo, estas posiciones pueden verse – y a menudo lo son – machacadas.

La lista sigue y sigue. En varios momentos de este viaje, tras haber estudiado una serie de sistemas, estrategias e indicadores, un día los traders se sientan y crean lo que piensan es el gráfico perfecto con los indicadores perfectos. Entonces comienzan a usarlo. Les puede funcionar bien durante un par de días, o incluso un par de semanas, pero un día los traders se queman con lo que pensaban que era el patrón perfecto. Así que, en vez de utilizar un MACD (Moving Average Convergence Divergence – Convergencia/divergencia de medias móviles) con unos parámetros de 12, 26 y 9, leen en algún sitio que los parámetros 12, 17 y 10 son más rápidos. Van y reformatean todos sus gráficos con los nuevos parámetros y esperan con ansiedad al siguiente día de trading. Sus patrones funcionan durante un par de días o un par de semanas y entonces un par de patrones no salen bien. Y los traders vuelven al ciberespacio. Están decididos. Están centrados. Ignoran a sus familias, se pierden los partidos de sus hijas y pierden la noción del tiempo. Pero vale la pena, porque siete días después, a las 3:45 de la madrugada descubren lo que han estado buscando. En su estocástico, han estado utilizando los parámetros 14, 3, y 3, ¡cuando deberían haber estado utilizando 15, 3 y 1! Los ponen en un gráfico y lo aplican a los datos históricos. ¡Funciona mucho mejor!

Los traders una vez más reformatean todos sus gráficos y, una vez más, esperan con ansiedad el siguiente día de trading.

Y cuando esto no funciona pasan de un gráfico de 15 minutos a uno de 13 minutos. Y cuando eso tampoco funciona, pasan de operar en el mini S&P al mini Nasdaq. Y cuando eso no funciona, aprenden que el euro es el mercado en el que hay que estar. Y cuando eso no funciona, se vuelven unos fanáticos del oro, porque, ¿acaso no lo sabe? ¡Es el único dinero de verdad! Siempre, siempre, siempre lo siguiente es lo mejor. Este ciclo se repite eternamente hasta que el trader se cansa de esta montaña rusa y se baja en la siguiente parada. La mayoría nunca se dan cuenta de esto y siguen atascados en esta fase el resto de sus vidas en el trading.

Los niños pasan de los pañales a las residencias universitarias y ellos apenas se dan cuenta porque todavía siguen perdidos, ajustando la siguiente solución mágica, no dándose cuenta nunca de que son los tipos con una estrategia a los que darían la bienvenida en cualquier casino.

Como Duluth, Minnesota, en febrero, es un sitio terrible en el que estar.

Toda esta situación la resume brevemente uno de los personajes de un fondo hedge en el libro muy entretenido de Ben Mezrich, Ugly Americans: The True Story of the Ivy League Cowboys Who Raided the Asian Markets for Millions [Americanos desagradables: la verdadera historia de los vaqueros de la Ivy League que saquearon los mercados asiáticos llevándose millones]. «El arbitraje tan sólo consiste en identificar al pardillo. Si no puedes
identificar al pardillo – bueno, entonces el pardillo es usted».
 
Resumiendo la sesión, Europa termina con bajadas moderadas menos el Ibex que termina peor que nadie en el día en que Bankia vendía su participación en Iberdrola por debajo del cierre del día anterior. La sesión se iniciaba bien, pero a cada remontada ha aparecido un papelón, que se ha visto secundado por nuevas ventas agresivas en Wall Street de los mismos valores de días anteriores. No ha servido de nada la lectura de actas de la FED de ayer, que indicaban poca presión para subir los tipos, ni el mejor dato de paro semanal desde 2007 en EEUU. Europa sigue totalmente dentro del lateral, y no hay más que decir, mientras no salga de ahí, y eso puede ir para largo, si no aparecen catalizadores, como fue el caso hace unos días con la posible QE europea.