Nuevo mal día en Europa en donde las tensiones geopolíticas y las consecuencias de las mismas reflejadas en los datos macro, han sido los protagonistas del día.
Tal como hemos comentado durante todo el día, el foco de los problemas se puede resumir en:
 
Las sanciones a Rusia dejan tocadas a las empresas de occidente que tienen negocios allí. Rusia toma represalias sobre empresas y productos importados occidentales. La economía mundial se resiente y se reduce el crecimiento. La periferia de la Eurozona, que ha apostado por las exportaciones, queda también tocada, por lo que los problemas vuelven. Al volver los problemas de crecimiento, la inflación no va a subir, por lo que el BCE vuelve a tener problemas.

Lo anterior corre en paralelo con unas expectativas de subidas de tipos que se basan sobre datos macro que todavía no reflejan el daño de las tensiones geopolíticas, por lo que el mercado tiene miedo a ver subidas cuando el subyacente de la economía podría estar tocado, lo que podría ser mucho más dañino si se llevan a cabo.

Por lo tanto, cuanto más se mantengan las tensiones, todo va a ir a peor.

Tampoco debemos descartar que estemos dentro de un juego de vencimientos porque la debilidad del mercado apareció poco después del final del vencimiento de junio y los TLTRO empezarán a entrar en el mercado más o menos tras el vencimiento de septiembre.

Desde EEUU miran con más preocupación los datos macro que aparecen en Europa, sobre todo ese susto enorme que hemos tenido con la entrada de Italia en una nueva recesión de forma inesperada, algo que muchos les hace preguntarse si la recuperación en Europa se ha terminado.
 
Para dar cuerda a todo lo anterior, hoy hemos conocido estos datos macro:
 
Pedidos a fábrica de Alemania en junio se desploman nada menos que -3,2% debido a cautela en los pedidos por tensiones geopolíticas. Dato mucho peor de lo esperado que era una subida de +1%. Es la bajada más fuerte en casi 3 años. Dentro de los pedidos el desplome viene por los pedidos foráneos que caen -4%.

El PIB de Italia del Q2 preliminar baja -0,2%, peor de lo esperado que era +0,2% desde el -0,12% anterior, así que está otra vez en recesión.

En la interanual baja -0,3%, peor que el +0,1% esperado y desde el -0,4% anterior. 

Sin embargo, también hay bancos que mejoran las perspectivas de crecimiento para España para 2015… pero no dicen nada de lo que realmente estamos viendo, y es un deterioro generalizado de la economía de Europa que en algún momento va a afectar a España por la fuerte apuesta por las exportaciones. Por lo tanto, todas las perspectivas de crecimiento deben ser sometidas a la prueba del algodón que no es otra que “si Rusia quiere”.

El único punto positivo que hemos tenido está en Wall Street en donde los bancos intentan tirar del resto del mercado gracias a que Bank of America sube dividendo tras ser aprobado el plan de capital por parte de la FED.
 
El déficit comercial de EEUU queda más bajo de lo esperado, por lo que ha gustado al apoyar al PIB y poder hacerlo crecer un poco más.
 
En general, hoy hemos tocado la sobreventa en no pocos valores y futuros sobre índices, así que hay que estar atentos a ver si eso ayuda a atraer compras tras todo lo bajado.
 
Dentro de las tensiones en ucrania al final las prohibiciones a la importación de productos procedentes desde los países que han sancionado a Rusia sólo van a durar un año, algo que se toma como positivo porque pone una fecha finita a las represalias.