Las bolsas europeas cierran la primera sesión de la semana con claras alzas. Se ha recuperado todo lo perdido en el último susto final del viernes.

Por un lado se ha visto que todo el incidente del viernes, con ese presunto ataque a una columna de blindados rusos en suelo de Ucrania no ha llegado a mayores. Por otro se han reunido para avanzar en conversaciones de paz.

También la actividad de fusiones y adquisiciones con varias operaciones ha influido lo suyo. Especialmente la operación de Dollar General comprando a Familly Dolar Stores por casi 9.000 millones de dólares.





Y añadiría un tercer factor alcista en el día. Los numerosos datos macro negativos en Europa, de los últimos días, siguen haciendo el famoso efecto de "mejor porque así el BCE tomará medidas".

Un sondeo de Reuters entre creadores de mercado europeos es muy revelador.

Dan un 50% a que haya QE durante el año que viene. Hace pocos días una encuesta similar daba solo un 33% de respuestas positivas. El mercado empieza a valorar esta posibilidad como algo real. Y por experiencia de Japón y EEUU ya saben como se las gastan las bolsas ante este tipo de medidas con razón o sin ella....

Con todo este cóctel de cuestiones, la realidad desde el punto de vista técnico, es que aún no se ha roto nada que nos haga pensar que esta subida sea algo más que un rebote. Si miramos en el futuro del Dax que es el más afectado por los últimos acontencimientos, vemos que se ha limitado a corregir un 38,2% de Fibonacci del tramo de caída anterior que no es gran cosa.




Además en el medio plazo el gráfico sigue dentro de un largo lateral que le atrapa todo el año.

Mejor aspecto presenta, para no perder la costumbre, Wall Street, con el futuro del Mini S&P 500 pasando la media de 100 días, nivel de resistencia importante, (Línea amarilla)



Si confirma al cierre de hoy, podría tener vía libre a la zona de resistencias en 1.980. Más arriba el 2.000 sigue pareciendo muy difícil de pasar, así como así, y seguramente sería punto de papelón en primer ataque. Parecía hace algunas semanas que Europa lo tenía mejor que Wall Street, pero al final no parece que sea así.