Muy mal día tanto en Europa como en Wall Street tras unos datos macro de consumo que han decepcionado, lo que ha dado más cuerda a la debilidad del USD que pone al EURUSD a atacar los máximos anuales. Las exportadoras de la Eurozona salen dañadas pero Wall Street también porque el consumidor no pasa la fortaleza de los salarios al consumo y eso hace flaquear el consumo interno. Si a esto le unimos la fuerte bajada de Apple que se deja más del 10% en la semana, el miedo ha ganado la partida.