Día complicado en Europa con descensos en las bolsas de las economías más fuertes de la zona pero no en la periferia. La inflación en la Eurozona sigue bajando y la presión sobre el BCE para que haga algo este jueves no para de incrementar, por lo que los operadores han decidido esperar ya que el dato de empleo de marzo de EEUU el viernes, crea un conjunto que impone mucho. El punto positivo global nos lo vuelve a dar la FED con Yellen diciendo que el apoyo de la FED a la economía va a estar durante algún tiempo más.
 Comenzamos una importante semana en los mercados en donde los dos principales eventos están en la parte final de la misma, por lo que tiene sentido que hayamos tenido problemas en Europa para sostener la apertura alcista que hemos tenido.

Pocos índices, como el Ibex y el MIB, han acabado la sesión en positivo y es que la espera a la reunión del BCE el jueves es muy alta porque hoy hemos tenido el dato de inflación de la eurozona y hay bajado más de lo esperado, a niveles no vistos desde 2009, por lo que la presión ha aumentado más todavía para que haga algo, presión en la que también ha participado el FMI diciendo que tienen espacio para implementar una política monetaria más laxa.
Por otro lado, el viernes tendremos el dato de creación de empleo de EEUU de marzo, otro punto de alta volatilidad y que no permite movimientos fuertes hasta que lo tengamos encima de la mesa.
 
Hoy hemos tenido el PMI de Chicago que tiene una rebaja importante pero se mantiene ampliamente por encima de 50, en expansión, pero no es el tipo de resultado que necesitamos ahora, y más tras las declaraciones de Janet Yellen en donde dice que el apoyo de la FED a la economía va a estar durante cierto tiempo. Esto ayudó al mercado a mejorar un poco más, pero las ventas aparecieron y eso casa con la prepauta del última día mes, que es hoy, por lo que debemos estar atentos mañana.
 
En resumidas cuentas, dos eventos muy importantes a final de la semana que no nos dejan movernos el último día del mes, y ya veremos si no lo hacen hasta el jueves.
 
Se esperaba una apertura en Europa alcista con los ojos puestos en la reunión del BCE de esta semana para ver si hay acciones para apoyar a la economía o lucha contra la deflación. De fondo tenemos la semana del dato de empleo de EEUU de marzo y la eterna esperanza de ver estímulos en China.

 Con respecto a la sesión americana el viernes, siguen los bandazos erráticos laterales, y siguen los papelones sobre biotecnología y otros sectores muy sobrevalorados.
 Al cierre de ayer finalmente Wall Street consiguió terminar al alza. El Dow Jones subió 0,36%, el S&P 500 el 0,46% y el Nasdaq el 0,11%.

 La sesión fue muy parecida a las anteriores. Intentos de subida considerables, e inmediatamente aparecían fuertes cantidades de papel. Y al final aunque se subió se sigue en tierra de nadie, con muy poca claridad sobre lo que va a pasar a continuación.

 En las crónicas oficiales se le da el mérito a la subida al dato de gastos personales, pero la realidad es que la revisión del dato del mes anterior a la baja, llevó a varios bancos a rebajar la previsión de PIB de EEUU del primer trimestre, con lo cual difícilmente esta ha podido ser la causa. Realmente, se está moviendo en lateral desde hace días, y los bandazos arriba y abajo, no suelen responder a ninguna razón.

 En todo caso algo ayudaría, el contagio por la fortaleza de Europa que lleva varios días muy buenos, y las declaraciones del premier chino afirmando que iba a tomar medidas de apoyo a la economía, incluyendo más gasto en infraestructuras.

 En los papelones una vez más se vendió agresivamente el sector maldito de los últimos días que es de biotecnología. El sectorial del Nasdaq de biotecnología bajó 2,8% ayer nada menos, y en la semana ha perdido el 7%. Esto lastró al Nasdaq, que fue el que menos subió.

 Se vio claramente rotación de dinero que salía de este tipo de valores hacia defensivos.
 
 En suma, bandazos erráticos, en un mercado lateral, dentro del cual, se sigue rotando de los valores más sobrecomprados y sobre todo más sobrevalorados, hacia otros más razonables y bonos.

 En Europa tuvimos una sesión nuevamente alcista con un nuevo tirón de las exportadoras, aunque ahora ya más puntual

 Un punto especial fueron las aseguradoras que estuvieron en rojo todo el día por malas vibraciones desde el sector en Reino Unido por un miedo atroz al anuncio de los reguladores de revisar sus políticas desde nada menos que 1970 y mirar con especial cuidado el trato que se le ha dado a los clientes en el mercado de seguros de vida. Una amenaza que ya hemos visto en más sectores financieros y el miedo a tener esqueletos en el armario es tan alto que cada vez que avisan de una revisión, los inversores se ponen a temblar por las posibles multas que dilapiden los beneficios actuales y futuros. También, las compañías con los libros cerrados han recibido mucho daño porque las variaciones futuras por nueva regulación son muy costosas y complejas. Intentando calmar los ánimos, el regulador ha dicho que no tiene intención de revisar todos los casos uno a uno desde la fecha comentada, ya que considera que si lo que se hizo en aquellas fechas estuvo de acuerdo a la legislación vigente, lo deja como está, por lo que se rebajó un poco al miedo retroactivo de las nuevas posibles normas.

 Por lo demás, el mercado siguió subiendo a lomos del supuesto visto bueno del Bundesbank a las medidas que pueda tomar el BCE para defender la economía y la inflación, pero, como dijimos el viernes, cuanto más se descuente, más potencial de decepción. Muchos están mirando una muestra de esas acciones en la próxima reunión del BCE, pero tengan en mente lo que ha dicho este fin de semana Weidmann:

 Cuidado con lo que han descontado las bolsas esta semana a la luz de las declaraciones de Weidmann de hoy mismo.

 1- La eurozona no está en deflación, la baja inflación está causada por cuestiones cíclicas y temporales y por tanto el BCE no tiene que sobrereaccionar a esta cuestión.

 2-Dice (y es verdad) que dos tercios del problema está en manos de la energía y de la alimentación.
 3- Sólo se debería actuar, en un supuesto de efectos de segunda ronda.

 Más claro agua. Si parece que aceptaría soluciones como las que el mercado está especulando pero desde luego no a corto plazo. Se va a oponer a que el BCE haga nada a corto plazo, y puede que no sea eso lo que han descontado las bolsas.

 Por lo tanto, el mercado ha asumido algo que le sostiene y le impulsa, y debemos tener mucho cuidado y ese factor de debilita o desaparece.

 Recordemos que hoy es el último día de mes y podemos ver la prepauta del primer día mes, consistente en ventas casi sin explicación para entrar compras mañana casi, también, sin explicación aparente.

 Tengamos en cuenta que las exportadoras han sido de las más beneficiadas de todo el movimiento generado por el Bundesbank, algo visto mucho en la bolsa alemana tanto en marcas de coches (automoción y recambios) como en algunos valores de semiconductores, así que no hay que perder de vista a estos súper sectores.

 En el día de hoy tenemos que Alemania ha presentado unas cifras de ventas minoristas de febrero que sube +1,3%, mucho mejor de lo esperado que era un descenso de -0,5% desde el +1,7% anterior, en la interanual tenemos una mejora del +2%, mucho mejor de lo esperado también que era+0,8% desde el +0,94% anterior. Es uno de los puntos alcistas de la apertura.

 Siguiendo con datos macros conocidos antes de la apertura, veremos qué tal le sienta al mercado el giro electoral en Francia junto con una lectura detallada del PIB del Q4 de 2013 que queda en el +0,3% esperado y con un CAC en máximos de este año hoy.

 En España hay novedades, ya que el secretario general del Tesoro español en una entrevista que se está estudiando la emisión de deuda a 50 años, lo que aumentaría la vida media de la deuda en una zona no explorada.
 Para Italia malas noticias, porque según el primer ministro italiano van a recortar sus previsiones de crecimiento para el país este año desde el +1,1% hasta una horquilla entre el +0,8% y +0,9%.

 Hoy tenemos cifras de inflación en Europa, por lo que podemos tener más volatilidad de lo esperado precisamente por lo que el mercado espera que el BCE haga y los cometarios de Weidmann de este fin de semana, así que toca ir con cuidado. No olvidemos que tenemos reunión del BCE este jueves. Es más, muchos ven la tendencia a la baja de la inflación muy sólida y encima en la prensa alemana se cita un documento filtrado en donde se habla de una potencial subida de tipos para Alemania y que los bonos a 10 años en el país podrían superar el 2%, por lo que debemos estar muy pendientes de la evolución a la baja de los precios del Bundy de alguna información más que pueda aparecer al respecto, ya que Alemania tiene en esta crisis un largo historial de acciones en contra del BCE.

 Por otro lado, sigue en la mente de los operadores la idea de ver estímulos en China para frenar el deterioro en su economía a base de incrementar las inversiones en infraestructuras, por lo que materiales y constructoras tienen un punto positivo.

 No olvidemos que a finales de esta semana tenemos el dato de empleo de EEUU de marzo y que ahora la interpretación de los datos macro se ha establecido en “cuanto más algo mejor”, ya que se necesita una economía fuerte para poder aguantar los recortes del QE.
 
La inflación y el Banco central europeo son los protagonistas de la sesión y muy probablemente lo sean constantemente hasta el jueves que viene, donde conoceremos la decisión sobre los tipos del BCE y los comentarios que tenga que hacer su presidente de cara la situación económica.
 
No debemos olvidar que el viernes tenemos el dato de creación de empleo de Estados Unidos de marzo y ambos datos macro podríamos decir que son la punta de lanza de la situación macroeconómica que tenemos encima de la mesa.
 
 Europa y Estados Unidos llevan caminos divergentes que se personalizan en las actitudes y políticas monetarias de los bancos centrales.
 
 Por un lado, la Reserva Federal ya tiene en el punto de mira las primeras subidas de tipos de interés y lo que se espera de los datos macro es que aparezcan mejores de lo esperado para poder seguir apoyando la visión de una economía lo suficientemente fuerte como para poder aguantar los recortes de los programas cuantitativos y después las subidas de tipos.
 
 Por parte europea, en el caballo de batalla está en la inflación. Recordemos que la subida de los últimos días apareció por esos comentarios del presidente del Bundesbank diciendo que daría el visto bueno a movimientos para poder apoyar la economía y atacar la deflación, algo que fue matizado este fin de semana intentando neutralizar ese exceso de optimismo que desataron esas palabras.
 
 Pues bien, hoy hemos conocido la lectura preliminar de la inflación interanual de marzo que ha quedado más baja de lo esperado, a la cota más baja desde 2009. Esto, debería sentar bien a los mercados de riesgo porque se une a las palabras del Fondo Monetario Internacional en Europa en donde dicen que hay espacio para una política monetaria más laxa y que la baja inflación puede hacer más difícil luchar contra la deuda junto con un crecimiento muy modesto, pero ya hay parte descontado y estamos cerca de máximos, por lo que necesitamos que los dos eventos de la semana se resuelvan de manera satisfactoria para poder seguir avanzando.
 
 Por lo tanto, los datos de inflación ayudan a pensar que la presión aumenta para que el jueves el BCE inicie o anuncie algún tipo de acción para poder ayudar a la inflación.
 
 Sin salir del tema, hay un problema paralelo, que venimos arrastrando desde el comienzo de la crisis, y es que la periferia necesita unas medidas pero el centro de Europa otras. Los mercados se tomaron muy bien que el Bundesbank diera una especie de visto bueno a los posibles futuros movimientos del Banco Central Europeo, pero ya tenemos la réplica con esa especie de informe filtrado desde el ministerio de economía a los medios alemanes en donde aparecen referencias a una posible subida de tipos de interés en Alemania y una escalada de los intereses de la deuda en el secundario de ésta por encima del 2%.
 
 Precisamente, el mercado secundario de deuda está muy revuelto ya que comenzamos la sesión con una bajada generalizada de los tipos de interés, después de evolucionamos a una situación en donde la estructura era positiva para los activos de riesgo, aumento de los tipos en la deuda segura, bajada en la periferia, con Italia en el 3.29% y España se sostiene en el 3.22%. Alemania por su parte es una de las que más sube y se sitúa en el 1.56%.
 
 Alemania es la que está con el paso cambiado hoy y esto empieza desde el mercado secundario de deuda como hemos visto antes.
 
 El futuro del Ibex 35 sube +0.3% pero el alemán está en negativo -0.25% y el francés pierde -0.43%. Recordemos que en muchos de ellos estamos en los máximos del mes y necesitamos un catalizador fuerte para poder superar esa resistencia, y tenemos dos eventos que invitan a la espera, como la reunión del jueves el BCE y el dato de empleo de Estados Unidos del viernes.
 
Los bancos mejoran +0.9%, y son valores que están sosteniendo al Ibex 35 como uno de los mejores de Europa junto con un buen comportamiento del mercado secundario de deuda. Italia tiene la mayor parte de la culpa porque no se ha dicho que no van a necesitar sus bancos más ayuda pública.
 
 Las utilities son las peores con un descenso de -0.53% seguido de los valores de inversión inmobiliaria que caen -0.29% y bebidas y alimentación con -0,34%.
 
 No debemos olvidar que hoy es el último día de trading del mes y que puede aparecer la prepauta del primer día del mes que consiste en ventas casi inexplicables o aprovechando una excusa puntual.
 
El saldo de las instituciones al cierre del viernes pasa a neutral otra vez y sigue en una actitud de esperar y ver.

Las declaraciones de Yellen:
 
La presidenta de la Reserva Federal dice que la ayuda extraordinaria de la Reserva Federal va a durar durante algún tiempo más. Esto va a sonar a gloria bendita a los mercados y es algo muy alcista.
Dice que a pesar del progreso estable, tanto la economía como el mercado laboral, no han recuperado su nivel normal. Por lo tanto, el compromiso extraordinario de la Reserva Federal para ayudar a la recuperación económica todavía es necesario y lo será durante algún tiempo. Piensa que esta visión es ampliamente compartida por sus compañeros en la Reserva Federal.
 
 Avisa de que la reducción de los programas cuantitativos no es un menoscabo del compromiso anterior y que la Reserva Federal se ha quedado considerablemente corta tanto en el pleno empleo como en la estabilidad de precios. Para ellos, una tasa de desempleo consistente con el pleno empleo es una horquilla que va desde el 5.2% al 5.6%, bastante por debajo del 6.7% que se dio en febrero, además, la inflación está muy por debajo del 2% que tienen como objetivo de largo plazo.
 
 Por lo tanto, es apropiado para la Reserva Federal seguir aportando ayuda sustancial al mercado laboral sin añadir riesgos a la inflación debido a los signos de considerable daño a la economía.
 
 Dice que hay un conjunto de 7 millones de personas que tienen un trabajo a tiempo partido y querrían un trabajo a tiempo completo, una cantidad mucho mayor de lo que debería ser con un desempleo del 6.7%, considerando que esto es un signo de que las condiciones laborales son peores de lo que la tasa de desempleo señala.
 
 Además, la reducción de la tasa de desempleo no ha ayudado a incrementar los salarios de los trabajadores.
 Una cosa que ha tenido todo el mundo preocupado con el descenso de la tasa de desempleo, la baja tasa de participación laboral, también tiene referencia en los comentarios de la presidenta de la Reserva Federal, y dice que una baja tasa de participación podría decir que la tasa de desempleo está siendo demasiado optimista con el progreso real realizado en el mercado laboral.
 
 Otro punto que tienen en cuenta es que las encuestas dicen que tanto los consumidores como los propietarios de PYMES siguen teniendo una aproximación cauta acerca de la duración y fortaleza de la recuperación.

-Los Datos de Europa de hoy:

Eurozona:

Lectura adelantada de la inflación en la zona euro interanual de marzo queda en +0.5%, por debajo de lo esperado que era +0.6% desde la lectura anterior de +0.8%. Es el nivel más bajo desde 2009.

 
Italia:
 
IPC de Italia preliminar de marzo sube +0.1%, justo lo esperado desde el -0.09% anterior. En la interanual baja hasta el +0.4%, justo lo esperado, desde el +0.47% anterior
 
Irlanda:
 
Préstamos privados en Irlanda de febrero descienden -3.8% desde el -4.1% anterior.
 
España:
 
Déficit público en enero de España sin ayuntamientos se sitúa en el 0.47%.
 
Déficit por cuenta corriente de España sube a los 3600 millones de euros desde los 3300 del mismo período del año pasado, el primer déficit por cuenta corriente en ocho meses
 
-Los datos de EEUU de hoy:
 
El índice de directores de compra de Chicago en marzo cae hasta 55.9 desde el 59, 8 febrero, mucho peor de lo esperado que era un sostenimiento en la zona del 59. es la cota más baja desde agosto.
 
 Bueno, necesitamos que los datos macro salgan fuertes y potentes para seguir dando una imagen de la economía igual de fuerte y potente para poder aguantar no sólo los recortes de los programas cuantitativos sino también los futuros tipos de interés. Este dato se mantiene por encima de 50, por lo que sigue en expansión, pero el retroceso ha sido brusco, por lo que no es del todo del agrado de los operadores.
 
 En resumidas cuentas , no es del todo positivo para el mercado, no es del todo negativo para los bonos y no es del todo positivo para el dólar.
- Índice de producción manufacturera de la Reserva Federal de Dallas sube a +4.9 desde el +0.3 anterior.
 
Como todos los inicios de semana, vamos a ponernos al día en cuanto a diversas estadísticas.
 
 Empecemos por los particulares y su encuesta de sentimiento de la Asociación Americana de Inversores Individuales, que es uno de los instrumentos de sentimiento contrario que más fiabilidad tienen de todos los que se publican y que dan pie incluso a sistemas de trading.
 Éstas son las últimas cifras disponibles:
 
Sentimiento inversores individuales
Opinión
Última semana
Penúltima
Antepenúltima
Alcista
31,20%
36,80%
41,30%
Bajista
28,60%
26,20%
26,80%
Neutrales
40,20%
37,10%
31,80%
 
Disminuyen los alcistas y aumentan tanto los neutrales como los bajistas. De momento, el mercado duda sobre la dirección a seguir.
 
 No tenemos señal de compra del sistema que se activa cuando la media de 8 semanas queda por debajo de 29, pero nos vamos acercando poco a poco. La última la dio en niveles de S&P 500 de 1.276. Y se vendió en 1.456. Es decir un beneficio de 180 puntos que no está nada mal. Sigue sin dar ningún fallo desde 1.987 en que se publican estas estadísticas.
 
 El Bullish Consensus de Market Vane da una lectura de 61% desde el 62% de la semana pasada. Sus lecturas hay que tomarlas de manera muy diferente a las de la AAII. Hay que tener en cuenta que este indicador de Market Vane está confeccionado mediante consultas no a particulares, sino precisamente a todo lo contrario, a profesionales del sector, es decir, CTA (Commodity Trading Advisors).
 
 Tradicionalmente, de puertas adentro, en el mercado se considera que los CTA suelen estar en el lado correcto y que hay un indicador que miran con interés: el de la media de cuatro semanas. Por encima de 67% se interpreta como fuerte sentimiento alcista, que va menguando a medida que se aleja de ese nivel. La media de cuatro semanas baja a 62,25 desde el 63,25 de la semana pasada. Sigue lejos de dar señal.
 
 Este indicador es uno de los más efectivos que existen para anticipar las tendencias bajistas cuando la media de 4 semanas baja de 50. Tiene un track récord impecable de acertar todos los grandes giros del mercado a la baja, es decir, de anticiparse antes que nadie a las tendencias bajistas, visto desde otro punto de vista, a confirmarlas.
 1- Acertaron el crash de 1987 girando a bajistas antes de que pasara.
 
 2- Acertaron el susto de 1998 girando a bajistas en cuanto se empezó a flojear, cuando a mediados de julio de 1998 el Dow Jones cayera de 9.36 la 7 a 7.467, es decir se metió entre pecho y espalda una bajada del 20,2% que hizo mucho daño al que no supo reaccionar a tiempo.
 
 3- Pasaron a bajistas de forma continua desde primeros del 2000, cuando no parecía que vinieran los problemas y ya no pasaron de forma consistente a alcistas hasta que en el 2003 el mercado pasó a alcista.
 
 4- En la crisis de 2007-2008 estuvo largo tiempo por debajo de 50...
 
 5- En la última zona de problemas, entró por debajo de 50.
 
 Sigamos con otros datos.
 
 El porcentaje de volumen que viene de los famosos programas de trading de ultra corto de los 10 principales bancos mundiales y que nadie tiene muy claro cómo lo hacen, aunque cada vez empieza a haber más pistas y que sólo ponen para cuenta propia y a disposición de clientes con grandes fortunas, que fue en la semana anterior del 25,7%, queda en ésta en 38,7%. Hay que recordar que desde hace unos meses usan la trampa de dividir por dos el volumen habitual, por lo que si usáramos el cálculo antiguo, estaríamos hablando que la semana que cerca del 51,4% del total del volumen ha venido de este tipo de programas.
 Podemos comprobar que en este tipo de operativas sigue dominando el mercado, creado por y para unas cuantas manos fuertes que hacen lo que les parece en cada momento.
 
Resumiendo la sesión: Día complicado en Europa con descensos en las bolsas de las economías más fuertes de la zona pero no en la periferia. La inflación en la Eurozona sigue bajando y la presión sobre el BCE para que haga algo este jueves no para de incrementar, por lo que los operadores han decidido esperar ya que el dato de empleo de marzo de EEUU el viernes, crea un conjunto que impone mucho. El punto positivo global nos lo vuelve a dar la FED con Yellen diciendo que el apoyo de la FED a la economía va a estar durante algún tiempo más.