Fuertes alzas en Europa, ante la gran sorpresa dada por el gobernador del Bundesbank, el comandante en jefe de los nein a todo del mundo, que ha reconocido que no está fuera de lugar hablar de tipos negativos o de una QE, para combatir la deflación y bajar al euro. En cambio, Wall Street ha recibido otro papelón tras abrir al alza, después de ver cómo Plosser hablaba de tipos a corto al 3% a finales de 2015. A pesar de todos estos movimientos las bolsas europeas siguen completamente atrapadas en lateral.
Normalmente cuando vemos un peligro cercano, tendemos a abrir los ojos más de lo normal de forma involuntaria. En esta cita de la revista Muy Interesante se explica por qué.
 
Una nueva investigación de la Universidad de Cornell (EEUU) detalla, en un artículo publicado en la revista Psychological Science, el motivo por el que nuestros ojos se abren cuando tenemos miedo y por qué se estrechan o cierran cuando algo nos enfada.
 
Ambas expresiones faciales, opuestas entre sí, se basan en las respuestas emocionales de nuestros ojos ante distintas situaciones. Cuando nuestros ojos se abren más de lo normal, como cuando tenemos miedo o sentimos que estamos en peligro, responde a que nuestro campo visual se amplía y también nuestra sensibilidad ocular; éste cambio lo realizan los ojos para identificar el peligro que nos rodea, como un mecanismo de defensa.
 
 
Hoy Wall Street tenía los ojos más abiertos de lo normal detectando peligro y en cambio Europa subía de forma relajada. Normalmente es justo al contrario. ¿Qué ha pasado hoy para que esto cambiara?
 
Pues sencillo. Los bancos centrales quieren comportarse de forma muy diferente. La clave de la subida en Europa ha sido que, fíjense cómo estarán las cosas, que hasta el comandante en jefe de los nein a todo, Weiddman, gobernador del Bundesbank ha dicho, que no vería mal ni tipos de interés negativos, ¡ni unaQE! Luego ha puesto un montón de matizaciones, pero lo ha dicho. Y esto no es nada habitual. Es casi casi como ver a la Pasionaria acudiendo a catequesis o que mi Hércules gane la Champions, raro, es raro…. Y todo eso, porque se teme a la deflación y sobre todo porque necesita que se debilite el euro, para sus exportaciones. Pero claro, a las bolsas les ha sonado a música celestial. Pero las bolsas europeas.
 
En cambio Wall Street, que empezaba animado, una vez más ha vuelto a ver cómo le metían otro papelón en cuanto ha ganado altura, y van tres días seguidos. Y todo porque un agresivo Plosser de la FED ha dicho que espera los tipos a corto en EEUU al 3% a finales del 2015 y al 4% a finales de 2016. Justo todo lo contrario en Europa.
 
Veremos cómo termina esto, porque Europa depende más de Wall Street de lo que parece, que parece mucho.
 
Vamos con la crónica al completo de la sesión.
 
Se esperaba una apertura moderadamente alcista, simplemente porque ayer Wall Street, aunque cayendo, terminó lejos de los mínimos donde estaba al cierre europeo. De momento no se ven catalizadores que nos vayan a sacar del lateral.

Este es el único motivo de la subida matinal. Al final Wall Street que fue muy castigado durante la sesión, en los sectores que han alcanzado altura de burbuja, como el biotecnológico o el Russell 2000, consiguió remontar. El Russell hay que recordar que tiene un PER mucho más alto que el que alcanzó antes del pinchazo de la burbuja .com, dado que como está compuesto de pequeñas compañías, aquí son más frecuentes las valoraciones desmedidas que se han causado por el dinero de la FED.

Por lo demás todo sigue igual, y el lateral en Europa sigue siendo total y aboluto.

Los problemas de Ucranis se seguirán mirando de reojo. Se ha echado fuera del G8 a Rusia como represalia por la invasión y anexión militar de Crimea, y muchos analistas están avisando de que Rusia podría ir a una recesión debido a las sanciones. A diferencia de otras ocasiones se está pasando a los mercados financieros como campo de batalla.

Los operadores ante todo esto, van castigando a cualquier valor que esté muy expuesto a la economía rusa.

Afortunadamente parece que la posibilidad de que Rusia invada otras zonas pro rusas de Ucrania va bajando, pero con Putín nunca se puede descartar nada.

Hoy hay que estar atentos a las 10h al dato de confianza empresarial del instituto alemán IFO, que si sale desviado puede dar volatilidad. Es un dato al que los operadores siguen mucho.

Por último, comentar cómo los papelones en Wall Street sobre los valores más sobrecomprados han aparecido justo en cuanto se dieron los vencimientos de derivados trimestrales, no parece casualidad.

La sesión comenzó con algunos problemas para la periferia y éstos siguen existiendo por ejemplo para el futuro del Ibex 35 que es uno de los que peor se está comportando en estos momentos, ya que prácticamente todos los grandes están subiendo más del 1% pero el nuestro por debajo de esa cota.


La razón hay que buscarla en el mal comportamiento de algunos valores como por ejemplo telefónica y BBVA, que son los dos grandes que están en negativo y que compensan de sobra el ascenso superior al 1% que tiene el banco Santander.

El foco del problema vuelve otra vez a estar en los mercados emergentes, en concreto en Sudamérica, ya que Venezuela sigue aumentando los problemas internos que tiene y ahora un nuevo sistema de divisas ha creado una devaluación encubierta cercana al 88%, por lo que todos los activos de las empresas allí se han visto afectados. Por si fuera poco, Brasil ha tenido una rebaja de calificación de su deuda por parte de S&P, lo que hace temer que los bancos de allí sufran ese mismo problema una vez que las otras agencias de calificación sigan la corriente.

En estos momentos tenemos a todos los súper sectores en positivo con el de recursos básicos como el mejor +2,49% bebidas y alimentación +1,77% y construcción y materiales +1,61%.

Recursos básicos está encaprichada con que China en breve preparará un nuevo paquete de estímulo para intentar que su economía no resbale más de lo que los datos macro está sugiriendo y cuyo efecto es absolutamente palpable en el precio de las materias primas con un cobre que se está disparando al alza +2,38% y situándose en $3.01.

El oro y la plata también están subiendo, pero bastante menos, y estos metales están apoyados no sólo por lo anterior, sino también por la perspectiva de un mercado de riesgo lateral todo este año mientras dure la retirada de los estímulos por parte de la Reserva Federal.

Precisamente, hoy Plosser ha dicho que los QE pueden llegar a su fin entre octubre y noviembre de este año y que para 2016 los tipos de interés a corto podrían rondar el 3%.

Sin salir de los bancos centrales, hoy estamos teniendo un impulso alcista bastante importante que viene desde Alemania, ya que han agachado la cabeza hayan admitido que las condiciones actuales un programa cuantitativo tendría sentido e incluso tipos de interés negativos, ya que la fortaleza que está demostrando el euro está empezando a preocupar a todos los exportadores, y ya sabemos que Alemania es experta en defender los intereses propios, que en este momento sí coinciden con los del resto.

Siguiendo con Europa, los medios de comunicación son los peores con una subida de +0.38%, las telecomunicaciones suben +0.51%, lastradas por telefónica que está en negativo, y las utilities que sube +0.79%.

En el mercado secundario de deuda, tenemos una nueva fluctuación que elimina la estructura positiva para los activos de riesgo, ya que Alemania volvió otra vez a reducir hasta el 1.57% a 10 años, pero mantenemos también los descensos en la periferia con España al 3.33%, Italia al 3.40%.
Las bolsas europeas andan hoy de rebote. 

Ya de buena mañana se veía un intento de recuperación amparándose única y exclusivamente en que Wall Street consiguió cerca del cierre recuperar algo. 

Posteriormente a media mañana teníamos otro tirón que ha convertido las ganancias en interesantes menos en el Ibex que se hace más el remolón. 


Y es que a los mercados les ha gustado mucho escuchar al jefe de todos los nein a todo del mundo, el gobernador del Bundesbank diciendo cosas, como, no descartemos tipos de interés negativos, o “no está fuera de cuestión una QE en Europa”. La verdad es que es para frotarse los ojos. Las bolsas lo han agradecido de inmediato.

Pero es evidente que alguien tan en contra de este tipo de cosas lo dice por algo que le interesa a Alemania.

Todos los analistas coinciden en que ese algo es ni más ni menos que al país más exportador de la eurozona, Alemania, le viene fatal el euro tan alto. Como nos viene mal a todo el mundo, porque ese euro tan alto además de efectos perversos para las exportaciones, tiene el mismo efecto que una subida de tipos de interés, que es lo único que nos faltaba ahora que estamos la mayoría de países iniciando incipientes recuperaciones.

Y no es el único que está empezando a dejar claro que no interesa ya un euro por encima de 1,40. Por un lado tenemos a Van Rompuy diciendo la semana pasada que el euro está demasiado alto para los exportadores. Los franceses ya se han quejado varias veces, y hoy mismo el comisionado europeo Tajani se ha quejado de lo mismo en Italia.

No obstante, esta subida en Europa la tenemos que enmarcar dentro del duro movimiento lateral que arrastramos desde hace tiempo. Son muy normales estos bandazos dentro del lateral pero de momento estamos muy lejos de salir de él. Vean este gráfico del futuro del Eurostoxx.

ex50



Más claro imposible, van a hacer falta catalizadores importantes para salir de ahí, y desde luego lo de Ucrania no va a ayudar mucho.

En esta línea de catalizadores inexistentes, y de los papelones que le están soltando a los sectores más sobrecomprados desde ayer, creo que es interesante que le demos un vistazo a este gráfico.


cartera


Fuente: John Hussman, Hussman Funds

Está calculado por un gestor de fondos al que respeto mucho, y que suele analizar muy bien el Mercado.

Es el cálculo de las previsiones de rentabilidad que podría tener ahora mismo una cartera, razonable, ponderada entre bolsa con un 40%, bonos del tesoro en un 20%, bonos corporativos en un 20%, y el resto en cash.

Las perspectivas no son muy optimistas, de hecho sería la menor perspectiva de rentabilidad desde después de la II Guerra Mundial. Y es que pensemos, los tipos de interés bajísimos, con lo cual los bonos y el cash bien poco nos van a dar, lo único que puede pasar que nos den son disgustos…¿Wall Street? Con toda la subida que lleva, el PER de Shiller por las nubes, tampoco podemos pedirle milagros, bastante será con que no baje o suba algo…

Pueden leer un artículo sobre este tema en este enlace.

Stocks And Bonds Are Now So Expensive That They Are Priced To Have The Worst Long-Term Performance In History

Read more: http://www.businessinsider.com/stocks-and-bonds-forecasts-2014-3#ixzz2wyUhSE1h 

Todo esto a lo que nos lleva, es que vamos a tener que trabajar mucho más para obtener rentabilidad, y ser mucho más selectivos en las inversiones.

Ya saben que llevo años luchando intentando erradicar ese mito tan dañino para las carteras de los particulares de que la bolsa siempre sube. A pesar de que basta con ver un gráfico del Nikkei de los últimos 20 años para darse cuenta de la falacia, es algo que interesadamente por parte del stablishment sigue anclado en el inconsciente colectivo.

Para seguir profundizando en este tema, hoy quiero hablar de un estudio de los profesores David Le Bris y Pierre Hautcoeur, que demuestra de manera rigurosa y científica la falsedad de que a largo plazo la bolsa siempre sube.

He profundizado sobre el tema y el estudio me parece que debe ser conocido por todo el mundo, para desterrar de una vez por todas mitos, como ese precisamente. Un mito que puede hacer mucho daño a la larga.

Voy a destacar algunas cosas que más me han llamado la atención.

1- Se dice que la bolsa siempre sube a largo plazo, pero no se tienen en cuenta cosas que literalmente las borran del mapa. Por ejemplo la revolución bolchevique interrumpió el Rusia el mercado de valores durante 70 años, desde 1917 a 1992.

Sin ser situaciones tan graves, también hubieron interrupciones temporales, en algunos casos muy largas, en las bolsas de Milán, Bruselas, Amsterdam, París, Berlín entre otras.

En todos ellos las bolsas no subía, en realidad tampoco bajaba, es que... no había bolsa...

Se tiende a olvidar todo esto en las estudios...

2- Los autores igualmente recuerdan que cuando se hacen estudios de largo plazo, no se tienen factores clave en cuenta que lo desvirtúan todo. Por ejemplo las empresas que quiebran, o las empresas que son nacionalizadas.

3- Han creado un muy eficiente índice de largo plazo, para ver de verdad cómo se comporta la bolsa de París desde 1854 a 1998, teniendo en cuenta todas esas cosas, a diferencia de otros estudios, y cuidando mucho el sistema de ponderaciones para que todo sea lo más realista posible, y los resultados son bastante duros.

- Sin tener en cuenta dividendos la bolsa sube menos que la inflación de 1854 a 1998, con lo cual no se habría ganado realmente nada en casi siglo y medio invertido.

- Si tenemos en cuenta dividendos y considerando que no hay impuestos sobre ellos, lo cual es mucho suponer, en mi opinión, aún así, de 1854 a 1914, la bolsa mereció la pena, ya que ganó 5 % de media al año neto de inflación.
- Pero entre 1914 y 1983, estuvo por debajo del rendimiento cero de forma consistente.

- Si tenemos en cuenta impuestos los resultados son mucho peores, y el oro habría sido la mejor inversión en ese siglo y medio.

- Es decir que entre 1914 y 1983, la bolsa de París no ha rentado nada, al contrario se ha perdido dinero y bastante. Se dice que la bolsa a largo plazo sube, pero que se defina largo plazo, porque entre 1914 y 1983 hay 70 años de no ganar nada, toda una generación. Resulta por tanto una broma pesada seguir afirmando eso. Podemos pasar toda una generación esperando que la bolsa nos dé dinero. Y desde luego queda muy claro que una persona que hubiera invertido todo su dinero desde 1854 en la bolsa y que siguiera vivo, cosa imposible, pero imaginemos que fuera así, muy al contrario de lo que tenemos en la cabeza no habría podido vivir de las rentas de su inversión en bolsa, la inflación se habría comido lentamente su dinero. Ya ven que este es un dato realmente demoledor. Entre 1914 y 1982, y aun reinvirtiendo dividendos se habría perdido dinero a razón de un 2,82 % anual.

4- Vamos con la tabla clave del estudio.

- Desde 1854 a 1913, la bolsa francesa ganaría de media anual deducida inflación el 5.7%, los bonos del tesoro francés el 4,72%, el oro hubiera perdido el 0,08% y la deuda a muy corto el 3,35 %.

Es decir, que 60 años de idas y venidas en bolsa, sólo hubieran dado una rentabilidad de algo menos del 1 % anual de más que los simples bonos y a no complicarse.

- Desde 1914 a 1982, la bolsa francesa perdería de media anual deducida inflación el 2,82 %, los bonos del tesoro francés el 4,92%, el oro hubiera ganado el 5,49% y la deuda a muy corto habría perdido el 4,78% incapaz de compensar la inflación. Este fue un período donde no sólo la bolsa poco nos hubiera dado, sino que lo único rentable habría sido el oro. Curioso a más no poder, ¿estaremos ahora en otro período así?

-Pero llega el período bueno de las bolsas. De 1983 a 2006.

La bolsa ganó en ese período de media el 13,50% anual, y como esto es lo más reciente en el recuerdo, sembró el mito de que siempre sube la bolsa. Pero atención, que esto es muy curioso, los bonos del estado rentaron nada menos que el 11,97%. La deuda a corto el 3,94% y aquí el oro pinchó perdiendo el 4,03 % anual de media.

5- A la vista de estas tablas, vemos algo claro, el oro va muy bien cuando lo demás va mal, y muy al contrario de lo que parece, los bonos no son el reverso de las bolsas. Como vemos en estas tablas de muy largo plazo, si hacemos entrar en juego el descuento de la inflación que es absolutamente vital, los bonos van muy bien cuando la bolsa vive su época dorada, y muy mal cuando ella lo hace mal. Eso año a año no se ve, pero sí en estas series de largo plazo.
6- Resumen final no menos importante.

- Desde 1854 a 2006:

- La bolsa gana de media anualizado, descontando la inflación y reinvirtiendo dividendos 3,06% anual, que es bastante pero no da la rentabilidad tan grande que podríamos pensar. Y todo esto gracias a que el estudio se terminó en 2006, justo cuando aún se estaba en tendencia alcista, si se incluyeran los dos últimos años las medias serían más bajas.

- La deuda del estado gana en el mismo período el 1,50%. La mitad, pero a cada uno discernir si mereció la pena sufrir lo indecible en bolsa durante 150 años para sacar 1,5 % más al año.

- El oro el mejor, tras la bolsa, con una ganancia media de 1,83 % año.

- La deuda a muy corto, el equivalente a nuestros monetarios actuales, ruinoso, no protege contra la inflación, y habría perdido el 0,25 % anualizado y como en toda la serie descontada la inflación.

7- ¿La cifra que más me ha impactado?

La que dice que en la época dorada de las bolsas de 1983 a 2006, la bolsa, que tantos ríos de tinta ha hecho correr, en periódicos, webs, televisiones, informes de bancos, de analistas, que tantas pasiones ha despertado, ganó de media un 13,50 cuando la deuda del estado, que solo ocupó unas pocas líneas y algunos comentarios de pasada, dio el 11,97%. ¿Mereció la pena estar en bolsa? Cada uno tiene la respuesta, teniendo en cuenta el sufrimiento en una cosa u otra.

Al margen de estas opiniones subjetivas, creo que debe quedar claro, que la renta fija siempre debe ocupar un porcentaje importante de las verdaderas carteras de largo plazo. Puede que ahora no sea su mejor momento, de hecho está sobrecomprada más que la bolsa, pero la vida es muy larga...

El saldo de las instituciones al cierre de ayer ha bajado algo más y se mete en ligeramente neutral.

Lo que le gustó al mercado desde Alemania:

El tirón de las bolsas al alza de hace un rato, que ha venido acompañado de una bajada del euro, se han debido a unas sorprendentes declaraciones de la persona más nein que puede haber en el mundo. Del gobernador del Bundesbank en persona.

Por primera vez en su vida, ha dicho que una QE en la eurozona no está fuera de cuestión, que se podría estudiar llegado el caso. Ha hablado incluso de tipos negativos. Que tiene que estar viendo una persona tan ultraortodoxa como él para decir eso. ¿Será el peligro de deflación? ¿Previsiones de crecimiento peores de lo que reconocen?

Sigue el BCE lanzando mensajes. Hace pocos minutos otro miembro Jozef Makuch, ha comentado que están subiendo los riesgos de deflación para la eurozona y que están preparando en el BCE nuevas medidas parta abordar este problema. Asegura que muchos de los miembros del consejo están a favor. 

Los comentarios de Plosser:

Dice que le ha aparecido algo desconcertante la reacción del mercado al discurso de la Presidenta Yellen. Dice que no tienen en mente subir los tipos hasta que no terminen los programas cuantitativos y esto podría tener lugar entre octubre o noviembre de este año. Considera que a finales de 2016 los tipos en el corto plazo podrían rondar el 3% y que dicha previsión no es agresiva

Los problemas de Brasil

Hoy algunos bancos de la periferia no pueden seguir el intento de rebote general de Europa por su exposición a la economía de Brasil, que ha recibido una mala noticia por parte de S&P.

La agencia de calificación S&P ha bajado el rating de Brasil a BBB- desde BBB con una perspectiva a estable desde negativa.

La razón de esta rebaja se encuentra en que los problemas de las cuentas públicas y el aumento de su endeudamiento, combinado con un débil crecimiento económico, es que no está gustando los inversores y resta apetito inversor.

El punto positivo es que al poner la perspectiva estable desde negativo, no se ven en el horizonte más rebajas de rating, pero pone un punto negativo al gobierno actual que parece que ha malgastado el impulso económico que dejó el anterior.

Una bajada de este tipo hace que todo mundo ponga la vista en las otras dos agencias, que suelen seguir la corriente.

Evidentemente, una vez la deuda del país recibe un recorte de su calificación, la deuda suele subir algo los tipos y los que tienen la deuda también tienen problemas, como los bancos locales o todas las empresas que tienen presencia allí, como los bancos españoles BBVA y Santander.

Pueden ver aquí la tabla de Bloomberg de resumen de calificación de crédito.
 
bras


Los resultados empresariales destacados hoy en EEUU:

 Walgreen ha presentado resultados de +$0.78, peores de lo esperado que eran $0.93 y también peores que los del año pasado que fueron $0.79.

Las ventas netas subieron +5.1% y las de centros con menos de un año +4.3%, justo lo esperado

Los datos de Europa de hoy:

Reino Unido:

IPC sube +0,5 hasta interanual de +1,7% que era justo lo esperado en ambos casos.

Francia:

Índice de confianza empresarial de Francia de marzo se mantiene en 100 puntos, y con la lectura de hoy son ya cuatro meses en esa cota, ligeramente por encima de los máximos de 2012

España:

PPI de España interanual baja -2,9% mucho más bajo de lo esperado que era -1,9%

Alemania:

PPI de España interanual baja -2,9% mucho más bajo de lo esperado que era -1,9%

Los datos de EEUU de hoy:

- Confianza del consumidor de Conference Board sube de 78,1 a 82,3 cuando se esperaba 78,6.
 La situación actual baja de 81,7 a 80,4
 
 Las expectativas suben de 75,7 a 83,5.
 Ojo al dato general de confianza porque es el mejor desde enero de 2008. Buen dato para bolsas y dólar y malo para bonos.

conf

- Ventas de viviendas nuevas bajan 3,3% en el mes de febrero, hasta una tasa anualizada de 440.000 desde la anterior de 468.000 y cuando se esperaba una tasa de 445.000.
 
Precio medio 261.800 dólares.
 
El número de viviendas en venta es de 189.000, el mayor desde diciembre de 2010.
 
Dato ligeramente malo para bolsas y ligeramente bueno para bonos

- Precio medio de las viviendas calculado en enero por la FHFA suben, estacionalmente ajustadas, +0.5% y un +7.4% interanual

Resumiendo la sesión, fuertes alzas en Europa, ante la gran sorpresa dada por el gobernador del Bundesbank, el comandante en jefe de los nein a todo del mundo, que ha reconocido que no está fuera de lugar hablar de tipos negativos o de una QE, para combatir la deflación y bajar al euro. En cambio, Wall Street ha recibido otro papelón tras abrir al alza, después de ver cómo Plosser hablaba de tipos a corto al 3% a finales de 2015. A pesar de todos estos movimientos las bolsas europeas siguen completamente atrapadas en lateral.