Que conste que las crisis son propicias para materializar ajustes pendientes. Y estos ajustes se van a hacer de forma ordenada, como sería deseable o no. Depende de las autoridades dirigirlos. La opción alternativa, que muchas vez no es opción como tal, es dejarse arrastrar por los acontecimientos.

Sí, las crisis son periodos, adecuados o no, pero que finalmente llevan a ajustes de excesos de precios y apalancamiento. 
http://www.imf.org/external/pubs/ft/survey/so/2015/POL072815A.htm

De acuerdo al FMI, si los países toman las medidas adecuadas para reducir sus desequilibrios externos (superávit y déficit) e internos (déficit público y deuda) esto llevaría a un crecimiento económico mundial más sostenido en el tiempo.

Vean ahora este cuadro con un resumen de la evolución prevista a las cuentas exteriores y públicas por países….

c1


Si comparamos las cifras anteriores, en términos de desequilibrio exterior, con las existentes antes de la Crisis sólo podemos concluir con que ha habido una mejora. Pero, la generalización esconde como algunos países están mostrando un nuevo deterioro en sus cuentas exteriores. Deuda sobre deuda. O excesos de ahorro (o déficit de inversión) en otros países. En USA los dos déficit se han reducido, pero en UK y muchos países emergentes la evolución ha sido la contraria. Y todo esto se complica mucho más si consideramos ambos saldos por separado. ¿Cómo valorar entonces el elevado superávit por cuenta corriente alemán? Y por qué no, también el de China.

Pero, como decía antes, muchos de los ajustes son involuntarios. Es el caso de la caída de los precios de las materias primas o la evolución de los tipos de cambio. En el fondo, las decisiones de política monetaria también están contribuyendo a la mejora de los déficit (desde el coste financiero en las cuentas públicas o de la balanza de rentas en la exterior). O la diferente evolución de la demanda doméstica por países, aunque esto en teoría se refleja también a través del ajuste del tipo de cambio al que me refería antes.


José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España