Ya se han presentado las actas de la última reunión del banco central europeo que tuvo el lugar el 5 de marzo.

En dicha reunión se acordó que el programa de compra de activos estaba garantizado y que se necesitaba permanecer firmes e implementar el programa sin dudas. También se acordó que la impresión de nuevo dinero comenzara el lunes siguiente al igual que la presentación de la actualización de sus previsiones con una mejora de las perspectivas.

Las actas a también se ve esa determinación a llevar a cabo el programa hasta que los objetivos sean alcanzados, algo que contrasta con las dudas que se tenían al principio diciendo que a lo mejor el ritmo de las compras podría reducirse poco después de su activación.

Algo también a destacar es que en las actas no se nota algún atisbo de tensión o de dificultad a la hora de tomar decisiones, ya saben aquello que tuvimos hace tiempo de las presiones de Alemania y otros socios con la forma de hacer las cosas de Mario Draghi.