CIMIC, una constructora australiana cuya mayoría está en poder de ACS, ha dado unos resultados muy buenos tanto en ventas como en flujo de caja,  y encima las previsiones para 2017 son muy fuertes, así que la española se ve beneficiada porque espera que se le pegue algo desde las antípodas.

Ahora mismo ACS está subiendo cerca del +4% y volvemos a acercarnos a la zona de resistencia de los máximos de 2014 que lleva casi dos años sin dejarnos pasar.

El problema es que a semanas el tiempo pasa y nos vamos acercando a resistencias al mismo tiempo que a la sobrecompra, así que ojo si el RSI toca y pierde su directriz alcista porque daría más poder a la resistencia.

Por su parte, el acumulación distribución no pierde tendencia y más o menos hay que vigilar lo mismo:

acs