Tampoco hay que asustarse por ese subidón interanual del déficit comercial que acabamos de comentar. Viene por una subida de las importaciones del 7%, lo cual es hasta bueno porque suele ser síntoma de que la demanda interna mejora, a pesar de los políticos. Las exportaciones suben 3,2%, hasta un nivel de máximos históricos. Es importante aclarar esto.