La situación no es extremadamente positiva de momento, pero al ver que su accionista principal está conforme con una dilución del 5% de su inversión en la empresa, ayuda a relajar un poco los nervios.

El varapalo que ha tenido la compañía es muy importante porque los máximos de 2014 estaban por encima de los cuatro euros y está cotizando 0,17 €.

Como es normal, hay que mirar en el largo plazo para ver si se puede ver algo y si miran el gráfico adjunto verán que llevamos desde la mitad más o menos de 2015 metidos en la sobreventa, teninedo un primer intento de superarla cuando rondábamos el euro de cotización. Ahora estamos buscando salir otra vez y el acumulación distribución ha frenado su caída, por lo que debemos estar vigilando la combinación de una salida de la sobreventa junto con un cambio de dirección en este último indicador para ver si se inicia un sentimiento positivo de cara a la cotización en el medio plazo.
 

abengoa