La compañía es una de las más emocionantes que tenemos en el mercado español y el hecho de que coticen por separado dos tipos de acciones con características distintas, pone encima de la mesa un juego de arbitraje bastante importante.
 
Si miran el gráfico adjunto al cierre de ayer, verán que este factor ha estado activo desde junio del año pasado, ya que la fuerza comparada entre las dos marcó movimiento a favor de las A cuando perdimos la directriz alcista en este indicador que venía desde los mínimos del último trimestre de 2014.
 
Desde ese momento, hemos tenido muchos bandazos en la fuerza comparada entre las dos que ha permitido jugar perfectamente con las dos cotizaciones en varias ocasiones con buenos resultados.
 
De momento las dos tienen resistencias muy claras, siendo el euro la resistencia en las A y los 0,4 en las B. El futuro de la empresa es muy peliagudo y esta manera de operar nos da oportunidades sin estar demasiado pendientes de la dirección general de la cotización.

En marzo la fuerza comparada rompió la cuña bajista al alza, lo que puso apoyo en las B y de momento la ventaja se mantiene, pero ojo con perder la lateralidad de la fuerza comparada porque se pueden cerrar spreads a favor de las B si se pierde por abajo o mantenerlos si se rompe por arriba.

abengioa